Choloma, Honduras.

Los familiares del menor Luis Ramos Torres (de 9 años), que murió luego de recibir un balazo en su espalda el domingo por la madrugada, huyeron ayer de su casa en la colonia Edilberto Solano por miedo a ser víctimas de un nuevo atentado.

De acuerdo con las indagaciones de la Policía, la familia del pequeño presenció el asesinato de un chofer de una mototaxi que supuestamente fue perpetrado por integrantes de la Mara Salvatrucha, por lo cual las investigaciones partirán de esa información.

Las indagaciones también mostraron que en los últimos meses han llegado a la zona de la colonia Edilberto Solano varios miembros de la MS desde la república de El Salvador, quienes han reforzado aún más el control de la estructura criminal en la zona.

LEA: Matan a balazos a ganadero colombiano en Limón, Colón

Se informó que el caso fue asignado a la Agencia Técnica de Investigación (Atic), que ya designó a un equipo que trabajará para dar con el paradero de los hechores. Hasta ayer no se reportaban arrestos en torno al crimen. El cuerpo del menor lo entregaron a sus familiares ayer y luego lo llevaron a la aldea Quebrada Seca, Choloma, donde familiares y compañeros de escuela le dieron el último adiós. Varios conocidos del menor manifestaron que el pequeño Luis era un niño tranquilo y aplicado en sus estudios.

Hechos.

Conforme a la información recopilada por la Policía, a la 1:30 am del domingo, dos sujetos fuertemente armados se saltaron el portón de los apartamentos y se dirigieron a la puerta del cuarto donde descansaba la familia del niño. Los delincuentes en varias ocasiones tocaron la puerta para que les abrieran; pero no tuvieron respuesta, por ello optaron por disparar en varias ocasiones.

Los familiares relataron que el pequeño estaba dormido, pero al escuchar los gritos se despertó y corrió a los brazos de su hermana mayor. Seguidamente, los mareros dispararon a la puerta y una de las balas se incrustó en la espalda del menor. Luego de la balacera, los familiares llamaron al 911, pero la ambulancia llegó hasta las 4:30 am, cuando ya el menor había muerto. La madre de la víctima relató que antes de que viniera la ambulancia del 911 quisieron salir a buscar ayuda, pero por miedo a que los delincuentes estuvieran afuera esperándolos prefirieron esperar la ambulancia.

Estadísticas.

Melania Reyes, coordinadora del Movimiento de Mujeres de la colonia López Arellano (Momucla), dio a conocer que solo el fin de semana se reportó la muerte de cinco personas; entre ellos, el pequeño de 9 años.