Con palas y retroexcavadora, bomberos rescatan con vida a trabajador soterrado

El albañil José Martín Ramírez quedó soterrado cuando trabajaba en una obra en Tegucigalpa.

José Ramírez estuvo casi cuatro horas soterrado.
José Ramírez estuvo casi cuatro horas soterrado.

Tegucigalpa.

¡Dios hace milagros! Tras casi cuatro horas de estar soterrado, José Martín Ramírez fue rescatado por heróicos bomberos esta mañana en el setor de El Carrizal, en Tegucigalpa, capital de Honduras.

Más de una veintena de bomberos y otros voluntarios participaron en el rescate del trabajador, quien junto con otro compañero habían sido sepultados por un muro.

La labor de los bomberos fue tiánica. A pesar de la dificultad del terreno, los socorristas no se cansaron y por más de tres horas estuvieron removiendo tierra y piedras para recuperar a José Martín Ramírez, de 52 años.

Definitivamente los bomberos hicieron honor a su lema: 'Disciplina, honor y abnegación'.

Ramírez trabajaba en una zanja para la construcción de un muro, cuando el muro de una casa aledaña se desprendió; él y otro compañero de trabajo quedaron soterrados, por lo que vecinos reportaron el hecho al Sistema de Emergencias 911.



El Cuerpo de Bomberos desplazó una unidad para el rescate de los trabajadores. Unos 30 minutos después de iniciadas las labores se pudo rescatar a uno de los obreros, identificado como José Esteban Valle, pero los rescatistas continuaron con el intento de recuperar a José Ramírez.

Posteriormente, una segunda unidad se apersonó a la zona para sumarse al rescate del trabajador. Debido a la enorme cantidad de tierra, una retroexcavadora de los bomberos fue llevada para acelerar las labores.

Asimismo, una ambulancia del 911 también llegó para suministrar suero a Martínez, mientras era rescatado. Luego, en el vehículo fue llevado a un hospital para ser evaluado por médicos.

Los familiares y amigos de Martínez, y hasta vecinos que no lo conocían pasaron de la angustia a elevar plegarias de agradecimiento a Dios.

También hicieron un homenaje de aplausos para todos los bomberos que participaron en el rescate del humilde trabajador. Cabe destacar que particulares también se unieron con palas, piochas y baldes para ayudar a los apagafuegos.

La Prensa