Harry toma difícil decisión tras Megxit, cancelar los Invictus por pandemia de coronavirus

El duque de Sussex anunció la suspensión de los Juegos Invictus debido a la pandemia del COVID-19 y aseguró que se intentarán organizar en 2021.

Desde su casa en Canadá, donde vive con Meghan y Archie, Harry confirmó la cancelación de los Juegos Invictus 2020.
Desde su casa en Canadá, donde vive con Meghan y Archie, Harry confirmó la cancelación de los Juegos Invictus 2020.

Reino Unido.

El príncipe Harry de Inglaterra anunció este jueves la suspensión de los Invictus Games, competición en la que participan mutilados de guerra y que se iba a celebrar en La Haya (Holanda) a mediados de mayo, por la pandemia del nuevo coronavirus.

La quinta edición de esta competencia, que se organiza con un modelo similar a los Juegos Olímpicos, tenía previsto reunir a atletas discapacitados de una veintena de países del 9 al 16 de mayo.

El príncipe Harry, que sirvió al ejército británico en Afganistán y que apadrina los Invictus Games, aseguró que se intentarán organizar en 2021.

"Siento mucho que no podamos celebrarlos. Fue una decisión increíblemente difícil para todos, pero que tuvimos que tomar" ante la situación de crisis sanitaria que vive Europa por la propagación del nuevo coronavirus, anunció Harry en un video publicado en Twitter dirigido sobre todo a los atletas.

MIRA: Isabel II huye del coronavirus y se aísla en Windsor

El príncipe justificó que la suspensión "es la más sensata y la más segura opción para todos nosotros, para sus familias y para todo el mundo que está implicado en estos juegos".

"La buena noticia es que tienen 12 meses extras para prepararos aún mejor", añadió, precisando que la organización tratará de celebrar los juegos en "mayo o junio de 2021 si las infraestructuras clave están disponibles".

ADEMÁS: Meghan Markle y Harry en cuarentena por sospecha de coronavirus

Este evento iba a ser una de las primeras apariciones públicas del príncipe Harry desde que decidió junto a su mujer Meghan Markle apartarse de la actividad de la monarquía británica.

La Prensa