Más noticias

Felipe VI, investido por Isabel II con la máxima distinción del Reino Unido

El rey de España y de Holanda, Willem-Alexander, se unieron a los caballeros de la Orden con más de 700 años de historia.

VER MÁS FOTOS
El rey Felipe de España junto al príncipe William de Inglaterra en uno de los actos ceremoniales de la Orden de la Jarreta, este 17 de junio de 2019. AFP.
El rey Felipe de España junto al príncipe William de Inglaterra en uno de los actos ceremoniales de la Orden de la Jarreta, este 17 de junio de 2019. AFP.

Windsor, Reino Unido.

El rey Felipe VI de España cumplirá este miércoles cinco años en el trono y lo hará con el broche de haber sido investido hoy caballero de la Orden de la Jarretera, la máxima distinción del Reino Unido, en una solemne ceremonia celebrada en el Castillo de Windsor en presencia de la reina Isabel II de Inglaterra.

Dos años después de que Isabel II le concediera la distinción, Felipe VI, acompañado de la reina Letizia, se vistió con la típica capa de terciopelo azul, el sombrero negro con plumas de avestruz y el collar con el símbolo de la liga que caracteriza a los integrantes de la más antigua orden de caballería británica.

Un momento histórico que reeditó el protagonizado por su padre, Juan Carlos I, hace justo 30 años, cuando se convirtió en el octavo rey español en entrar en la congregación desde su fundación, hace casi 700 años.

En la misma ceremonia, Isabel II también invistió caballero al rey Willem-Alexander de Holanda, a quien le concedió el título el pasado año.

De acuerdo con la tradición, la imposición de los atributos de la orden se celebró en un acto privado en el Salón del Trono, con la asistencia del príncipe Carlos de Inglaterra, su hijo William, duque de Cambridge, y otros miembros de la familia real británica.

MIRA MÁS FOTOS: Kate Middleton, Letizia y Máxina, reunión de royals para ceremonia de la Orden de la Liga

Tras el almuerzo ofrecido por Isabel II, los caballeros volvieron a colocarse el manto de armiño y la gorra alada de estilo Tudor para dirigirse a pie en procesión a la capilla de San Jorge a través del camino que serpentea por el patio del castillo.

El colorido desfile, lleno de pompa y solemnidad, volvió a ser el momento más llamativo de todo el ritual que rodea a la Orden de la Jarretera.

El cortejo echó a andar encabezado por los oficiales de la congregación y detrás, en fila de dos, marcharon todos los caballeros y damas.

El bloque lo cerraron Felipe VI y Guillermo de Holanda, ambos sonrientes y saludando con la mano, el príncipe de Gales y su hijo.

Desde una carpa situada en mitad del recorrido, presenciaron el paso de la comitiva las reinas Letizia y Máxima de Holanda; la duquesa de Cambridge, Kate Middelton, y la de Cornualles, Camilla.

TAMBIÉN: El príncipe Louis debuta en el balcón y enamora con divertidas caras y gestos

La reina Isabel cubrió el trazado en coche, como ya hiciera en la pasada edición, para ahorrarse el esfuerzo de tener que caminar a sus 93 años, cumplidos el pasado 21 de abril.

En la capilla de San Jorge, con su peculiar suelo ajedrezado, se celebró un oficio religioso precedido por el himno nacional británico, en el que la reina dio la bienvenida a los últimos caballeros incorporados al capítulo.

"Es nuestro placer que los nuevos compañeros investidos ocupen sus puestos", proclamó la soberana de la orden antes de que Felipe VI y Willem-Alexander de Holanda ocuparan sus respectivos sitiales en el coro.

El colofón de la jornada, que se prolongó durante cuatro horas, fue la salida en carruajes descubiertos de los miembros de las tres casas reales de vuelta al castillo para tomar el té.

Concluida la misa y en medio del repiqueteo de las campanas, Isabel II bajó las escalares para montar con el príncipe de Gales y su esposa en la carroza.

Al poco, partió la que trasladó a don Felipe y doña Letizia, sentados junto al duque de Cambrigde y su esposa, respectivamente.

El tránsito de la procesión y después de los coches de caballos fue seguido por varios cientos de personas apostadas en los graderíos que flanquearon el recorrido.

Entre ellas, dos mujeres españolas, que ondearon un banderín rojigualda para hacerse notar.
"Ha sido maravilloso. Ya vi cuando se la dieron al rey Juan Carlos en 1989", rememoró María Jesús, que reside cerca de Windsor.

MIRA: Sarah Ann Macklin, la mujer con la Harry "engañó" a Meghan Markle

La concesión del título de caballero a Felipe VI es un nuevo jalón en los lazos históricos que han unido a la familia real británica con la española y que se han mantenido durante los 67 años que Isabel II lleva en el trono, a pesar del litigio aún candente de Gibraltar.

Doña Letizia lució unos pendientes de la reina Victoria Eugenia como guiño al origen británico de la esposa de Alfonso XIII y bisabuela de Felipe VI.

La Orden de la Jarretera, fundada en 1348 por Eduardo III como premio al valor y la lealtad a la Corona inglesa, se inspiró en los legendarios caballeros de la Tabla Redonda del rey Arturo.

De ella forman parte 24 caballeros y damas ingleses de distintos estamentos sociales, que han ido cubriendo en las últimas décadas las vacantes dejadas a su muerte por personajes como Winston Churchill o Margaret Thatcher.

A ellos se unen ocho miembros de la familia real británica y varios monarcas europeos, a quienes se han unido Felipe VI y Willem-Alexander de Holanda.

El símbolo de la orden es una liga o jarretera representada por una correa de hebilla de terciopelo azul con el lema "Honi soit qui mal y pense" (Que se avergüence el que haya pensado mal) en letras de oro.