San Pedro Sula, Honduras.

Más de 150 mil sampedranos no recibirían agua potable todos los días por los repetidos cortes de energía eléctrica de hasta ocho horas.

Aunque la crisis energética afecta el suministro de agua a todos los ciudadanos, la zona del Centro de San Pedro Sula y un reducido grupo del sector Chamelecón sí gozan del vital líquido porque la empresa Aguas de San Pedro compró generadores eléctricos.

Mauricio Chiovelli, gerente de la concesionaria, asegura que si la única opción para acabar con esta problemática es comprar energía a otro país, está dispuesto a hacerlo.

En una entrevista a LA PRENSA, Chiovelli se refirió a las graves repercusiones de la falta de energía eléctrica en los abonados.

“El agua es de vital importancia. La gente se queja porque no tiene energía y tampoco tiene agua. Es una cosa seria y peligrosa”.

El gerente manifestó que la falta de lluvia ha causado que el suministro de agua superficial se haya reducido de 40 a 20% y el suministro subterráneo haya aumentado de 60 a más del 80%.

Esta situación agudiza la problemática, ya que las bombas subterráneas no funcionan por falta de electricidad.

“Estamos sufriendo de una sequía fuerte. Ayer (miércoles) teníamos afectados nueve pozos, una población perjudicada de 150 mil personas diarias. Hoy (ayer) tenemos dos pozos afectados en las áreas más vulnerables Calpules-Satélite”, señaló.

Aguas de San Pedro cuenta con 83 pozos divididos en macrozonas. Con 16 pozos, la macrozona Chamelecón es la principal abastecedora de agua. En este lugar hay siete pozos que pertenecen al Plan Maestro y suministran agua al centro de la ciudad; además, hay nueve pozos para los pobladores de Chamelecón.

Aunque la falta de suministro de agua le causa pérdidas a la empresa, Chiovelli dijo que está más preocupado por cómo es afectada la población.

“Pagamos diez millones de lempiras mensuales a la Enee por energía eléctrica. Si tenemos que comprar en otro lugar, lo vamos a hacer; lo importante es que tengamos energía”.

La compañía tiene 118 mil abonados con un promedio de cinco habitantes por casa; esto significa que más de 400 mil usuarios serán perjudicados.

Cada abonado tiene una dotación promedio de 333 litros de agua por segundo diarios, con excepción de los pobladores del sector El Carmen, que reciben 392 litros, y los habitantes de Chamelecón, que obtienen 404 litros de agua diarios. Esto se debe a que no son zonas medidas.

La macrozona con menor dotación es la norte, con 265 litros diarios por segundo; esta zona sí está medida. El gerente de la concesionaria alertó que podría haber contaminación por la afectación del sistema sanitario si los cortes de energía eléctrica duran más de 10 horas. “Tendríamos que pensar cómo solucionar problemas de saneamiento y de higiene; hasta ahorita no tenemos ese problema”. Explicó que cada vez que se va la energía eléctrica la red queda vacía y puede tardar hasta cuatro horas para que se abastezca de nuevo y llegue a los sampedranos.

Por los momentos, Aguas de San Pedro está impotente antes los apagones y no consideran la compra de más plantas generadoras.