28/11/2022
12:29 AM

Más noticias

Pacientes renales exigen al Gobierno tratamiento digno o se irán a las calles

José Matheu, ministro de Salud, dio promesa verbal, pero piden acuerdo escrito porque tratamiento está en el aire.

San Pedro Sula

Los pacientes renales que reciben tratamiento en Diálisis de Honduras exigen al Gobierno un compromiso escrito para garantizar una asistencia permanente y de calidad o se irán a las calles.

Hace dos semanas le fue informado a la Asociación Latina de Pacientes Renales que el tratamiento de más de 3,800 personas que reciben diálisis, principalmente en San Pedro Sula y Tegucigalpa, sería de dos sesiones semanales en lugar de tres, lo que atenta contra su calidad de vida, pues pasan más tiempo con la sangre llena de toxinas, informó José Nolasco, delegado de esa asociación en la zona noroccidental.

Nolasco dice que este es un problema agudo, pues Diálisis de Honduras se ve limitado a dar el tratamiento como es debido porque hace tres años no hay un contrato firmado con el Gobierno y Diálisis cobra a través de reclamos administrativos.

Antes de Semana Santa, la Asociación de Pacientes Renales se reunió con el secretario de Salud, José Matheu, quien verbalmente prometió que el Gobierno pagaría a tiempo a Diálisis de Honduras para dar el servicio mientras se hace una licitación internacional para que vengan empresas a dar su oferta; sin embargo, los pacientes exigen que se firme un acuerdo que garantice el servicio permanente y de calidad para no volver a pasar esta situación.

Pacientes renales SPS

En San Pedro Sula hay 680 pacientes de Diálisis de Honduras; en Tegucigalpa, 700. A nivel nacional son 3,800 más.

Nolasco dijo que si esto no se cumple al término de un mes, se irán a protestar a las calles porque es la vida de estos hondureños la que se afecta.

Fuentes dijeron a LA PRENSA que el Gobierno entrante enfocaría la licitación a la compra de equipo y buscaría volver estatal el servicio de diálisis; pero muchos miembros de la asociación temen que esto sea negativo, ya que históricamente la administración estatal se presta para un servicio deficiente.

“Con este acuerdo verbal juegan con la dignidad de los pacientes renales, porque la empresa desde el 1 de marzo les avisó que se venía un desabastecimiento y ellos hicieron caso omiso.Necesitamos un compromiso real”, finalizó.

Joaquín Núñez, presidente de la Fundación Grupo Apoyo Pacientes Renales de Honduras, manifestó que se debe abordar la problemática integral desde la prevención, también el Gobierno debe habilitar laboratorios para muestras cruzadas y ser capaz de crear las condiciones para los trasplantes de riñones, pues solo a nivel privado hay capacidad en el país y con cifras mínimas al año.