San Pedro Sula

La Asociación de Artes Gráficas de Honduras (Asagrafh), conformada por imprentas, protestó ayer en el Servicio de Administración de Rentas (SAR) porque fueron suspendidos para la impresión de documentos fiscales como talonarios y recibos.

Cada dos años, los certificados de operación de las imprentas se deben renovar y, cuando se vencen, la imprenta es bloqueada para que no pueda continuar elaborando documentos fiscales.

Estos dueños de imprentas, con los contratiempos y afectación generada por la pandemia y tormentas, presentaron la solicitud de la renovación de la certificación con los documentos fiscales y facturación solicitados por el SAR.

A todos se les pidió que presentaran la facturación realizada desde 2019, lo que representa una gran cantidad de papelería.

El proceso de revisión de documentos de unas 100 imprentas de la Capital Industrial no ha finalizado y estos están suspendidos de su acreditación para imprimir documentos fiscales, afectando los ingresos de estos negocios, que en su mayoría son familiares, con un promedio de cinco empleados directos, dijo Pedro Manuel Gonzales, presidente de Asagrafh.

Estos negocios tienen entre uno y dos meses suspendidos.

Entre las peticiones de estos pequeños empresarios está que se les deje trabajar mientras está activo el proceso de revisión de la documentación para la renovación de su certificado, que se asigne más personal a esta labor, ya que solo hay dos empleados del SAR revisando la inmensa cantidad de papelería, según los afectados, aunque esto no fue confirmado por autoridades del SAR, quienes no dieron declaraciones.

Asimismo, los dueños de imprentas pidieron que en lugar de renovar los certificados cada dos años se debería hacer cada cinco años.

“Estamos pasando por una situación lamentable. En este proceso de renovación de certificación nos piden que mandemos cierta información de manera digital, algo que es correcto y el SAR está en su derecho a pedirlo, pero lo triste es que una vez enviado pasa el tiempo a transcurrir sin ninguna solución, no hay información, no hay nada expedito, son procedimientos que duran hasta tres meses y los que estamos acá en protesta tenemos más de un mes bloqueados”, agregó.