San Pedro Sula, Honduras.

De 25 millones a 30 millones de dólares necesitan para construir el edificio del área pediátrica del hospital Leonardo Martínez y convertirlo en el materno infantil de la costa norte.

Se ha buscado ese proyecto de coinversión desde hace unos 12 años. La Secretaría de Salud ha aprobado el perfil de materno infantil debido a la enorme demanda de partos en este centro médico, por lo que amerita además atención en pediatría.

Sin embargo, aún no se han destinado los fondos para ejecutar la obra.

Según José Samara, director del Leonardo, el proceso ha avanzado, pues se está en negociaciones con las autoridades de Salud para buscar un organismo internacional que financie la construcción a largo plazo y con un interés bajo.

“Este proyecto sería de gran beneficio para la costa norte, ya que no se duplicarían esfuerzos, sino que los hospitales se especializarían, como se hace en el extranjero”, dijo el director.

Con la transición a materno infantil, el hospital Mario Rivas podría funcionar como un centro médico quirúrgico y de especialidades; así, la zona norte del país tendría dos centros asistenciales con espacio suficiente para atender la demanda poblacional al menos durante 10 años.

La prioridad para las autoridades del centro médico es construir el edificio, pues ya tienen el equipo para echar a andar la sala, que debe poseer al menos área de emergencia y unidad de cuidados intensivos.

“Tenemos todo el equipo de radiología. Se construirían ocho quirófanos y se crearía el área de adolescentes. Tenemos el equipo en los almacenes del hospital, prácticamente el 40% del proyecto”.

Según Samara, se espera que la obra esté lista en dos años o tres como máximo, para que se haga efectiva la conversión.

El Leonardo Martínez es el segundo hospital con atención en natalidad; se pretende ampliar la asistencia médica a la unidad pediátrica, la cual tendría al menos 400 camas.

En este centro asistencial se atienden unos 16 mil partos al año con una mortalidad de 1.2, por debajo de la media de 2.3 que se maneja para población hondureña, por lo que además se gestiona la unidad de cuidados intensivos neonatales para evitar aún más las remisiones al Rivas.

Además, en el Leonardo se organizan al menos 20 brigadas médicas durante el año y no se han presentado problemas por falta de medicamentos.