20/07/2024
04:51 PM

Sin grandes inversiones en el valle de Sula para generar empleo masivo

Empresarios de San Pedro, El Progreso, Choloma, Villanueva y Santa Cruz coinciden en que falta de obras los tiene estancados.

SAN PEDRO SULA

El valle de Sula aporta alrededor del 63% del producto interno bruto (PIB) de Honduras. La mayor producción en agricultura, industria y comercio se encuentra en esta parte del país; sin embargo, la falta de obras públicas, la tramitología y la falta de incentivos han limitado su desarrollo e incluso disminuido las fuentes de trabajo.

Para que San Pedro Sula se convierta en una ciudad inteligente, que autoridades una vez soñaron, debería contar con soluciones viales a corto y mediano plazo, un sistema de transporte modernizado, el reordenamiento de vendedores informales que ocupan calles completas, poder garantizar el suministro eléctrico y expeditos trámites municipales, como los permisos de construcción, entre otros.

“Las inversiones en el valle de Sula continúan, pero no al ritmo que deberíamos estar. Es necesario solucionar varios temas de país para que podamos aumentar las inversiones nacionales y extranjeras. Se debe mejorar la seguridad jurídica, el tema de la energía y el acceso a divisas. Lo primero que ve un inversionista es la competitividad de un país y los incentivos que hay. Honduras no debe quedarse atrás, competimos con nuestros vecinos para atraer capitales”, indicó Karim Qubain, presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC).

" Se necesitan obras, resolver la crisis de energía y claridad en el tema tributario. "

Para generar empleo es necesario un diálogo, algo que promueve la CCIC. “Creemos que solucionando las dificultades actuales del país se genera confianza para atraer inversiones. Aprovechar el “nearshoring” y la cercanía con el mercado más grande del mundo, que es Estados Unidos, para poder instalarse fábricas de gran magnitud y generar empleos dignos e impulsar la economía local”, apuntó el empresario.

Alejandra Mejía, directora ejecutiva de la Cámara de Comercio e Industrias de Choloma (CCICH), declaró que el aspecto de infraestructura vial es prioritario, ya que las calles están colapsadas por el crecimiento vehicular. Además, que son pocas las arterias pavimentadas.

“Se necesita pavimentar, se necesita tomar rutas para poder descongestionar, porque son cuatro horas diarias en el tráfico para cruzar de Choloma a San Pedro Sula, dos de ida y dos de venida”. Una de las principales fuentes de empleo de este municipio es la maquila, en donde ocho de cada diez empresas tienen relación directa con esta industria.

La recesión económica de Estados Unidos impactó en la caída de exportaciones de la maquila, que desde finales de 2022 y hasta enero de 2024 ya había perdido 44,000 empleos.

Solo en 2023, en Choloma se perdieron más de 15,000 empleos formales que “no hemos sido capaces de recuperar”, lamentó Mejía.

Como CCICH, anualmente intermedian de 3,000 a 4,000 plazas laborales y el 50% en el primer semestre; sin embargo, en lo que va de este año, reconoce, que no hay plazas y las que hay son para perfiles que no logran encontrar porque no cuentan con las habilidades y competencias que se requieren.

“Apenas llevamos 300 personas colocadas, de 1,500 que deberíamos llevar. No es la misma dinámica que otros años, empresas que no están generando nuevas fuentes de empleo. No tenemos nuevas inversiones significativas, se están registrando pero empresas pequeñas, que no generan un alto número de empleos”.

En comparación con 2023, el registro de nuevas empresas ha decaído en un 40%.

“Debería haber un plan sectorial, porque lo que funciona en la zona norte no funciona en todo el país; nuevos mecanismos de incentivos; por ejemplo, el subsidio de energía mató a la mediana empresa, ya que son ellos los que cargan con eso, e invertir en la educación es fundamental”, recalcó Mejía.

" A la ciudad le hace falta mucho desarrollo, no es atractivo invertir casi en un pueblo. "

Sergio Moreno, vicepresidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Santa Cruz de Yojoa, compartió que aunque cuentan con muchos negocios de servicios, la informalidad ha crecido grandemente.

“Nuevas inversiones de fábricas, de productos, es muy poco”.

La agroindustria es el sector que más empleos formales genera a la zona; sin embargo, las grandes empresas no están expandiendo su producción, solo mejorando sus condiciones.

Moreno explicó que se están pavimentando barrios y colonias, pero no hay apertura de caminos en el área rural. “No se están abriendo calles donde se traslada las mercancías, para donde están las fincas de ganado, el platanal, el cafetal, por ejemplo. No hay incentivos para invertir, no hay facilidades para invertir”.

La Lima y Villanueva son algunos de los municipios del valle de Sula que están en un letargo económico porque no hay obras públicas de gran envergadura y las alcaldías no están incentivando la inversión.

Más inversión

Para Moreno, el problema principal es la Ley de Municipalidades, que le da autonomía a la municipalidad para algunos temas, aunque ellos lo toman como que es en su totalidad. “No hay una simplificación administrativa para obtener su permiso de operación ni su permiso de construcción, y sobre todo realizan cobros indebidos. Cuando usted quiere hacer un negocio primero hay que pagar un montón de plata, eso le quita el capital para iniciar, por eso hay mucha informalidad”.

El empresario enumeró que para atraer inversión se necesita simplificar los trámites, sinergia entre la empresa privada y autoridades locales y generar confianza.

Gerardo Espinoza, director ejecutivo de la Cámara de Comercio e Industrias de Villanueva, explicó que aunque no ha habido cierre de maquilas sí se han cerrado algunas líneas de producción por la recesión en Estados Unidos, debido a esto en el municipio se han perdido de 2021 a la fecha entre 4,500 a 5,000 empleos. En cuanto a las obras públicas, el municipio espera la construcción del intercambiador Villanueva-San Manuel, Cortés, de dos niveles, con una inversión del Gobierno Central de más de L200 millones. “También es necesaria la construcción del puente a la altura de Dos Caminos, es una necesidad inmediata. También las obras de mitigación de desastre en el río Chamelecón, que siempre se sufre de inundaciones, y las obras de mitigación en la parte de la quebrada de Chasnigua”.

Además

Entre los planteamientos en los que coinciden los empresarios como obstáculos al crecimiento está el deficiente servicio de energía eléctrica del país y la falta de apoyo gubernamental a las mipymes para que pasen de la informalidad a la formalidad y de esta forma creen más empleo.

Espinoza recordó que por las inundaciones ha habido millonarias pérdidas en agricultura. “Ha costado reactivar la economía por la falta de este tipo de obras”.

Raúl Cárcamo, presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de El Progreso, contó que hace unos cinco años en un parque industrial tenían 12,000 personas trabajando, ahora no llegan ni a los 3,000. Algunas de las empresas movieron sus operaciones a otras partes del país, otras a otros países y otras cerraron. Cárcamo sostiene que las constantes protestas, la falta de obras públicas y la falta de incentivos no atraen a inversionistas. “Hemos tenido un estancamiento. Con un presupuesto arriba de los L600 millones anuales debería tener mayor inversión pública y no la hay”.

Fábricas, “call centers” y grandes industrias es lo que sueñan los empresarios que se instalen en El Progreso y que generen empleo masivo, pero se requieren incentivos, obras públicas y condiciones favorables. Las inundaciones causaron grandes pérdidas y, aun con eso, no se ven los trabajos de mitigación que se requieren. “Hay escasez de producción de palma porque se dañaron muchos cultivos y ahorita se siente el impacto, ya la gente no quiere invertir en banano, invierten en palma y están incursionando en el mercado del cacao por su demanda en Europa”, dijo Cárcamo.

Sin grandes inversiones en el valle de Sula para generar empleo masivo