14/05/2022
12:44 AM

Más noticias

Aumenta en un 50% registro de nuevas empresas en San Pedro Sula

De enero a julio se han registrado 3,521, apenas 10 menos que en el mismo período de 2019, previo a la pandemia, la mayoría nuevos emprendimientos.

SAN PEDRO SULA

El registro de nuevas empresas y la legalización de las que estaban en la informalidad ha aumentado en más de un 50% en comparación con 2020.

El confinamiento por la pandemia causó una reducción considerable del registro de nuevas empresas en 2020. De enero a julio de ese año apenas se registraron 1,785 negocios, sin embargo, en lo que va de este año esa cantidad se ha duplicado, ya que hasta el mes anterior ya se contabilizaban 3,521 nuevas empresas, en su mayoría pequeñas.

Estos números son el producto de pequeños empresarios que estaban en la informalidad y que decidieron pasar a la legalidad, además de los nuevos emprendimientos que han surgido a raíz de la falta de empleo y la generación de nuevas oportunidades.

Cabe destacar que a cuatro meses de finalizar el año ya se han legalizado 3,521 nuevas empresas. Al compararlo con ese mismo período de 2019 (antes de la pandemia) se habían registrado 3,531, lo que significa que este año sobrepasará esta cantidad.

Datos de la oficina de Registro Mercantil, operado por la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC), detallan que los nuevos registros corresponden mayormente a emprendedores que iniciaron sus negocios, un 80% de ellos con capitales mínimos, y otros que están aprovechando la Ley de Apoyo a las Mipymes para ser exonerados del pago de impuestos por cinco años y que vence en noviembre de este año.

Menotti Maradiaga, expresidente de la Federación de Cámaras de Comercio (Fedecámaras), declaró que con la pandemia muchos, obligados por el desempleo y otros por sus ganas de crecer, decidieron emprender y para poder vender sus productos o servicios en línea y a otras grandes empresas debían legalizarse.

Otras, en menor número, que han venido operando en la ilegalidad ven en la Ley de Apoyo una oportunidad para formalizarse libre del pago de impuestos por cinco años.

“Ha habido un apoyo significativo por parte de Senprende, una institución del Gobierno que se ha dedicado a apoyar con equipo, crédito y formación a emprendedores y microempresarios, y muchos han sentido ese alivio”, señaló.

Maradiaga indicó que sin duda, en comparación con el año anterior, han tenido una mejora y una leve reactivación; pero que se están enfrentando a un aumento en los costos de las materias primas por las altas tarifas marítimas, algo que preocupa a las empresas.

Como apoyo del Gobierno requieren una reducción de los costos de servicios como la energía eléctrica, que cada vez va más en aumento y que ha afectado a tantos pequeños empresarios. Eduardo Facussé, presidente de la CCIC, manifestó que los inversionistas nacionales siguen creyendo en Honduras, pero muchas inversiones tanto nacionales como extranjeras se encuentran frenadas esperando las elecciones generales.

“Entiendo que hay varias (inversiones próximas), pero todas están esperando el desenlace del proceso electoral”, añadió el empresario.

Reconoció que ha habido una recuperación, pero leve, aún falta para lograr los niveles que se tenían en 2019 (previo al covid-19).

Conforme al Centro de Desarrollo Empresarial (CDE) Mipyme Valle de Sula, hay sectores a los que les está yendo mejor que a otros, pero muchos están aprovechando la Ley de Apoyo para legalizarse porque con esto pueden vender a las grandes empresas, como lo exige el Servicio de Administración de Rentas (SAR).