SAN PEDRO SULA. Pese a que el Gobierno limitó la circulación de los ciudadanos para evitar la propagación del covid, entre marzo de 2020 y septiembre de 2021 muchos desafiaron la normativa y fueron detenidos.

En San Pedro Sula, entre marzo 2020 y julio 2021, la Policía Nacional detuvo a 5,734 personas por circular en el toque de queda sin excusa alguna.

Según datos policiales, los diez barrios donde hubo más detenciones por violar la normativa con fines sanitarios fueron Lomas del Carmen (457), Rivera Hernández (416), barrio Medina (268), barrio Cabañas (255), Chamelecón (179), barrio Sunceri (174), barrio El Centro (146), colonia Satélite (120), Río Blanco (78) y barrio Guamilito (69).

Los detenidos fueron llevados a la posta policial más cercana por 24 horas.

De los 5,734 detenidos, 13 tenían entre 11 y 14 años; 147 de entre 15 y 17 años. De 18 años de edad se detuvo a 409 personas; de entre 19 y 21 a 1,024, y de 22 a 29 a 1,934 ciudadanos, constituyéndose este segmento como el más numeroso. Se detuvo también a 1,259 personas de entre 30 y 39 años, a 564 de 40 a 49, a 180 de 50 a 59, y 42 de entre 60 y 69 años.

Dato

Max Gonzales, titular de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), dijo que el toque de queda se modificó el 1 de octubre y quienes no porten su carnet de vacunados después de las 10:00 pm deben ser detenidos.

Incidencia. El vocero de la Dirección Nacional de Vialidad y Transporte, el clase II Geremías Medina, dijo que durante la pandemia se suspendió en los operativos la prueba de alcoholemia y fue hasta finales de agosto de 2021 que esta actividad se reanudó bajo controles de bioseguridad. En septiembre y octubre de 2021, en San Pedro Sula se han decomisado 700 licencias por conducir a personas que andaban en estado de ebriedad.

Para evitar el contacto, los agentes le dan sellada la pipeta al ciudadano para que él la abra y la coloque en el aparato medidor de alcohol.

“Desgraciadamente, mucha gente conduce ebria”, dijo el agente.

Los ciudadanos sorprendidos por primera vez manejando ebrios deben pagar medio salario mínimo con suspensión de licencia por seis meses; sin embargo, si el nivel de alcohol es altísimo procede un salario mínimo completo. En una segunda falta se le cancela la licencia por un año y debe pagar de uno a tres salarios mínimos, y a la tercera se le cancela en forma vitalicia la licencia.

$!A 5,734 detuvieron en SPS por irrespetar el toque de queda