Más noticias

Alertan sobre droga sexual conocida como “popper”

El alucinógeno es utilizado como droga recreativa, especialmente entre la comunidad LGBTI.

El popper es una droga líquida que se inhala y en poco minutos produce, entre muchas sensaciones, un estado de euforia.
El popper es una droga líquida que se inhala y en poco minutos produce, entre muchas sensaciones, un estado de euforia.

San Pedro Sula, Honduras.

Es la droga reina entre los gais desde hace años, una sustancia que no pasa de moda; sin embargo, su consumo es discreto y no muy popular a diferencia de otras drogas como la marihuana o la piedra.

“Provoca un efecto muy rápido, casi instantáneo, que dura unos segundos y que te pone a 100”, aseguró un miembro de este colectivo, quien la define como “una auténtica bomba para las relaciones sexuales”.

Se trata del popper, un alucinógeno psicoactivo líquido que se inhala y produce en pocos minutos un estado de euforia, excitación sexual, hipertensión, vasodilatación y relaja los esfínteres y es altamente tóxico conjugado con otras drogas, advirtieron médicos especialistas.

LEA: Universitarios innovan con el método de cultivo de hidroponia

Consumidores de las sustancias químicas comentaron a LA PRENSA que un pequeño frasco cuesta en el mercado unos L500; pero debido a que es importado de otros países es poco comercial en el país, pero de común uso especialmente en fiesta de música electrónica.

Este rotativo consultó a personal del Centro de Atención Integral (Cai) de esta ciudad para saber si reportaban algún caso por consumo de popper, pero dijeron incluso desconocer su existencia.“No sabíamos de ella, pero esto nos da la pauta para investigar y saber de ella”, dijo Eva Espinal, doctora asistencial del Ihadfa.

Estudios y efectos:

Algunos estudios indican que estas sustancias sí generan efectos adversos e incluso pueden provocar daños neurológicos o alterar la visión si se consumen con regularidad.

Los daños más graves son la pérdida del conocimiento, confusión mental, convulsiones, vértigo, sudoración, náuseas, vómitos y enrojecimiento del rostro.

Otros estudios han demostrado que impacta negativamente sobre el sistema nervioso, reduciendo su funcionalidad incluso días después de haberlo consumido.

Por este último, las personas que sufren de sistemas inmunes suprimidos motivo de alguna enfermedad inmunológica poseen mayores riesgos a la hora de consumir esta droga.