06/12/2022
12:20 AM

Más noticias

Ocotepeque, líder en desempeño educativo

El trabajo de estudiantes, docentes y padres y madres de familia ha hecho del departamento uno de los mejores evaluados a nivel nacional.

Sensenti, Ocotepeque

El compromiso y profesionalismo de los docentes y el gran apoyo de padres y madres de familia han hecho que la educación ocotepecana esté por encima de la media de los demás departamentos del país.

Los diagnósticos sobre el proceso de admisión de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah) muestran que Ocotepeque presenta el mayor promedio de admisión a nivel nacional de los instituto públicos con un puntaje promedio de 876, es decir, arriba de los 700 para ingresar en la máxima casa de estudios.

Ocotepeque, junto con Valle, Intibucá y La Paz, muestran las tasas más altas de aprobación en nivel de educación básica con relación al resto de los departamentos, según estadísticas de la Secretaría de Educación antes de la pandemia.

Para saber

Para ser admitidos en la Unah, los estudiantes necesitan 700 puntos en la PAA. Los alumnos de Ocotepeque promedian 876 puntos.

Autoridades educativas reiteran a padres y madres de familia que la matrícula es gratuita, por lo que exhortan a que inscriban a sus hijos.

Por años, pese a que la matrícula en el sistema público era gratuita, sectores de todo el país denunciaban sobre cobros para seguridad y limpieza.

“Estuvimos doce años sin matrícula gratis, centros desatendidos y en mal estado, y los padres, juntos con los maestros, alumnos, y algunos sectores de la sociedad son los que han mantenido las escuelas y colegios. Necesitamos presupuesto”, dijo Kevin Amed Perdomo, director departamental de Educación de Ocotepeque.

En criterio del también docente, a raíz de la crisis socioeconómica derivada de la pandemia, los padres de familia están cada vez más comprometidos.

“Creo que el valor que ahora le dan al maestro es mucho mayor, porque se han dado cuenta con la educación en línea que no es fácil estar con 30 o 40 alumnos en las aulas. Es tremendo y ahora los padres lo viven en carne propia junto con uno, y ha sido una experiencia estresante tanto para los niños como para maestros y padres”.

Días atrás, Perdomo tuvo una reunión con los candidatos a directores municipales de todo el departamento para instruirles en promover la matrícula gratis en todos los centros educativos.

28,951

estudiantes matriculados registró la Departamental de Ocotepeque en 2021. Entre las causas principales de deserción escolar figuró la migración fuera del país y falta de recursos económicos.

“Ninguna escuela y colegio tiene que cobrar para que se inscriba un niño. Se les va a facilitar todos los trámites para que el escolar pueda acceder a una educación pública gratuita como lo establece la Constitución”, aseguró.

Por otra parte, los directores municipales deberán levantar un censo de vacunación conforme a la matrícula, porque con base en las cifras determinarán qué se necesita para avanzar en el proceso de inmunización de menores, personal docente, administrativo y padres de familia.

“También se les pidió un inventario de la infraestructura hidrosanitaria del centro educativo, porque en el contexto de la pandemia es importante saber si se cuenta con agua y áreas de almacenamiento, para que podamos cumplir las medidas de higiene que frenen la propagación del virus”, detalló el director departamental de Educación de Ocotepeque; además, él refirió que las autoridades municipales, apoyadas por directores y docentes, están estableciendo los procedimientos de bioseguridad para el retorno seguro a clases.

Además, los equipos están trabajando en un diagnóstico de las necesidades básicas en infraestructura de cada uno de l os centros educativos.

Retorno

Durante el año pasado, arriba del 90% de los centros educativos del departamento daban clases semipresenciales, un esfuerzo tripartito que derivó de la misma necesidad de las comunidades, ante la falta de acceso a la tecnología y con el visto bueno de las entonces autoridades de la Secretaría de Educación, quienes permitieron el retorno semipresencial y voluntario a clases en centros de 154 municipios de Honduras donde el contagio del covid-19 era bajo o controlado.

Un equipo de Diario LA PRENSA recorrió diferentes centros educativos de Sensenti para conversar con personal docente y padres de familia.

“De lunes a miércoles veníamos al colegio y jueves y viernes les atendíamos de manera virtual. Al principio sentíamos la incomodidad de no tener al alumno frente a frente, pero nos fuimos acostumbrando de manera de que descubrimos que el alumno también aprende de forma virtual, utiliza la tecnología y el docente que tal vez no estaba adaptado a esta situación, lo hizo. Nos hemos comprometido y los resultados han sido muy buenos”, dijo Josefina Alvarenga, directora del Instituto Danilo Carvajal Molina en Sensenti.

Al igual que en otros municipios, la mayoría de jóvenes recibían clases desde teléfonos inteligentes, “porque no todos tienen la posibilidad de tener su computadora u otro dispositivo -tablets- para estar en el proceso; pero de cualquier manera nos arreglamos” agregó Alvarenga.

La expectativa de las autoridades es comenzar las labores de manera presencial, para lo cual instan por el uso obligatorio de mascarilla, lavado y desinfección de manos con regularidad, distanciamiento social y esquema de vacunación completo para estudiantes y personal.

La profesora Alvarenga destacó que a pesar de la pandemia, el estudiantado sigue involucrándose con gran suceso en competencias académicas a nivel nacional.

En 2020, Ocotepeque reportó 31,533 alumnos matriculados y en 2021 tuvo 2,582 menos, es decir, una caída interanual de 8.2%.

“Tuvimos una alumna que pasó a la tercera ronda tanto en las competencias de Matemáticas como Física, y eso nos satisface como centro educativo, porque aunque seamos pequeños en números de alumnos, sobresalimos”.

Con un poco más de 12,000 habitantes, de los cuales arriba de nueve mil viven en el área rural, el 80% de los hogares de Sensenti se dedican a la agricultura, siendo el café el cultivo más representativo. Su alcalde, Mairon Gómez, es el único del Partido Libertad y Refundación (Libre) entre los 16 municipios de Ocotepque y representa un cambio tras 16 años del Partido Nacional en la alcaldía.

“Hemos pedido a cada director de los centros educativos del municipio que hagan un listado de las necesidades, para gestionar con las instituciones gubernamentales y solicitar mejoras en infraestructura, libros y muebles, que son necesidades básicas”, comentó el jefe edilicio.

Para Gómez, tanto la salud como la educación son la base fundamental para las sociedades. “Con la salud podemos alcanzar mucho y con la educación desempeñarnos en cualquier campo”.

Sensenti está estructurado por 37 centros educativos, de los cuales 20 son de educación básica y 16 de prebásica, de ellos, ocho son oficiales y los otros ocho son centros comunitarios de educación prebásica (CCEPREB), y un instituto de educación media, el Danilo Carvajal Medina.

“El nivel del rendimiento académico en 2021, respecto de 2020, podemos decir que los hemos alcanzado. Considero que a pesar de las dificultades hemos logrado los índices, pero en el área de español ha resultado un gran apoyo el programa De lectores a líderes, de Usaid, que cubre todos los libros de primero a sexto”, destacó Ricardo Alvarenga, del CEB Francisco Morazán. Con 18 secciones, 12 aulas y 20 maestros, el instituto funciona en dos jornadas.

“En 2021 trabajamos en clases semipresenciales, tres días a la semana, en horario de 8 a 12 m y de 12:30 m a 3 pm, y divididos en grupo”, refirió Alvarenga.

Entre las necesidades, las autoridades del centro educativo esperan apoyo para restaurar y funcionar el laboratorio de cómputo, inhabilitado, al tiempo que esperan contar con Internet, puesto que entre maestros y padres pagan este servicio.

El departamento resultó el mejor evaluado en español y matemáticas según parámetros del Informe de Progreso Educativo elaborado hace unos años por la Fundación para la Educación Ricardo Ernesto Maduro Andreu.

Ocotepeque, líder en desempeño educativo