05/02/2023
05:09 AM

Más noticias

Escuelas azotadas por huracanes siguen sin agua, luz y pupitres

  • 07 febrero 2022 / 23:18 PM /

Más de 3,500 estudiantes de 12 centros educativos de la Rivera Hernández y Chamelecón no podrán regresar a clases presenciales.

San Pedro Sula

Nancy Yamileth Sánchez, presidenta de la Asociación de Padres de Familia del centro de educación básica Pablo Portillo, de la colonia Fe y Esperanza, de Chamelecón, no podrá enviar a su hija Karen Valeria Sánchez a recibir clases presenciales del sexto grado debido a que en ese centro no hay agua potable, tampoco sistema eléctrico ni pupitres.

En su lugar, esta madre de familia recibirá en su casa al menos a una docena de pequeños alumnos de esa escuela para prestarles su celular con Internet para que puedan hacer sus tareas , ya que las clases se impartirán de forma virtual, tal como se hizo en 2020 y 2021.

Las familias de los 12 pequeños estudiantes que acogerá Sánchez en su vivienda no tienen recursos para pagar Internet todos los días, incluso algunas no tienen ni aparatos.

Antes de los huracanes Eta y Iota, en este centro no había sistema de agua potable y Sánchez y otros padres de familia “jalaban en panas” el líquido para que los menores fueran al baño; sin embargo, ahora la situación es peor porque el centro no reúne ningún requisito para poder recibir infantes.

“Después de la llena pintaron el inmueble, pero solo eso, no hay pupitres ni pizarras. Hemos sufrido desde antes de las tormentas y luego quedamos peor. Esta escuela tiene 600 alumnos, la directora Ashley Pineda quiere que se impartan clases presenciales, pero ni siquiera hay pupitres para sentarse.“

La escuela quedó muy dañada. Les pedimos a la presidenta Xiomara Castro y su gabinete que intervenga Chamelecón, que nos dé la mano porque el Gobierno anterior y Armando Calidonio nos dejaron solos”, comentó Sánchez.

A unos cuantos kilómetros de la colonia Fe y Esperanza, en la San José, una de las más devastadas por el río Chamelecón, Felipa Madrid Alvarenga se lamenta porque sus tres nietos Matías (de 6 años), Abigaíl (de 9) y José Guitiérrez (de 14) tendrán que continuar con clases 100% virtuales porque el centro educativo José Simón Azcona quedó completamente en ruinas por las inundaciones de noviembre de 2020, y 14 meses después el Gobierno que acaba de salir no arregló nada en ese centro.

“Todo está malo. Solo los maestros locales han venido a ver este lugar y están matriculando los niños. No sabemos si van a arreglar el centro educativo, las tuberías están tapadas, los pupitres fueron destruidos por la inundación. Es un peligro que la escuela no tenga muros porque los niños son inocentes y alguno puede ser atropellado si salen en dirección a la calle”, expresó Maderid.

Fanny López, directora, del centro José Azcona , confirmó que están en condiciones lamentables, se pudo gestionar pizarras y cambio de algunos inodoros, pero las necesidades son muy grandes porque falta mobiliario, el muro perimetral cayó y el sistema eléctrico presenta fallas, la caja de fusibles tiene cortocircuito y hay graves problemas con el agua.Esta escuela tuvo una incidencia considerable de deserción escolar en 2021.

“Atender a los niños de forma virtual en 2021 fue un enorme reto porque no todos tienen las mismas posibilidades. Es necesario volver a la presencialidad. La población no está preparada para la virtualidad, aunque no nos queda de otra y tendremos que impartir las clases así”, comentó.

Para saber

En la ciudad de San Pedro Sula hay 1,186 centros educativos en los tres niveles, de estos 478 son públicos u oficiales

Ayer se anunció que el Banco Centroamericano de Integración Económica puso a disposición $73 millones para reparar escuelas.

Según la Departamental de Educación de Cortés, en San Pedro Sula hay 147,235 alumnos en todos los niveles oficiales y privados. De estos, 89,141 son alumnos de colegios oficiales o públicos.

Sin condiciones

Leslie Lourdes Cerros, subdirectora del centro de educación básica José Castro López, de Chotepe ,Chamelecón, confirmó que tendrán que impartir las clases de forma virtual porque las inundaciones de Eta y Iota destruyeron el muro perimetral y un aula.

“Las condiciones físicas del inmueble no son aptas y no hay material de bioseguridad. Los niños son inquietos, necesitamos muros para poder controlarlos, aquí estamos rodeados de cañeras y es época de zafra y no queremos un accidente, que alguien salga corriendo y sea atropellado”, señaló.

Este centro tenía una matrícula de 600 estudiantes, pero por la pandemia, las tormentas y la falta de presencialidad impactó en la deserción de 100 estudiantes que representan un 18% de la matrícula.

“La virtualidad es deficiente, se hace lo posible por transmitir los conocimientos, pero no siempre se logra, tenemos madres que nos ayudan con sus vecinos, tienen Internet en sus casas y comparten con los compañeros de sus hijos, yo ayudo a los que puedo con materiales y motivándolos para que estudien.Queremos volver a las aulas, lamentablemente no hay condiciones.Muchos han desistido de estudiar porque no tienen dinero para pagar Internet”, lamentó.

Ulises López, director del centro Jerónimo Sandoval Sorto, de la colonia San Juan, dijo que aunque no tienen problemas estructurales, no cuentan con pupitres, pizarras, y ni una gota de agua, por lo que implora ayuda para que niños y docentes vuelvan a las aulas.“A la Secretaría de Educación se le cobra el agua de la escuela, pero esta no llega, así que iniciaremos el año de forma virtual”, informó.

Devastación

Un equipo de LA PRENSA recorrió Chamelecón y validó que los centros educativos en las comunidades San José, San Juan, Morales 4, Palmira, Sabillón Cruz y Chotepe, parecen “zonas de guerra” y todos comparten carencias como falta de agua potable, servicio de energía, muros perimetrales, pupitres y pizarras, afectando a al menos a 2,500 menores que necesitan un aula para aprender y para los cuales la educación virtual no es muy eficiente; además, no tienen los recursos para eficientar esa modalidad.

De igual forma, en el sector Rivera Hernández, la escuela de la colonia Cerrito Lindo quedó destruida por las inundaciones. De todas las devastadas en esta ciudad por las llenas, la única que está en reconstrucción es la Fesitranh de la colonia Céleo González.

Milton Ayala, ex director Departamental de Educación de Cortés, dijo que al menos 3,500 estudiantes son los afectados por la falta de aulas.Deficiencias.

Joel Navarrete, presidente del Colegio de Profesores de Educación Media de Honduras(Copemh), señaló que el abandono de la infraestructura es histórico, pero fue aún mayor en el periodo del gobierno saliente, en el cual no se construyó “ni un aula”.

“El 86% de los centros de educación de Cortés, en general, carecen de un servicio de agua potable, por lo que es urgente intervenir el sistema educativo.“

Hemos hecho un recorrido en Cortés y creemos que en unos 55 centros del departamento es imposible volver a clases, de estos unos 20 son de San Pedro Sula. La mayor afectación está en La Lima, Bajos de Choloma y Chamelecón”, puntualizó Navarrete.

Rivera Hernández.