30/09/2022
10:48 PM

Más noticias

Homicidas y ladrones, los que más rehuyen a la justicia

Casi dos de cada diez órdenes de capturas emitidas en Honduras son por homicidios, seguido del robo. En conjunto son 15,880 remisiones engavetadas

SAN PEDRO SULA. Ana Gabriela Flores Ardón (de 31 años) tuvo la terrible desdicha de encontrarse con un criminal que decidió matarla con el fin de robarle cuando ella se dirigía a comprar a una pulpería en el barrio La Cabaña de la capital.

A Héctor Enrique Landaverde Osorio, que repartía agua en un camión en La Entrada, Copán, lo atacaron sicarios desde una moto, los que le arrebataron la vida en el acto.

A Alex Oswaldo Funes Soto lo mataron dos hombres que abordaron su taxi en la Gran Central Metropolitana en San Pedro Sula y que minutos después lo asesinaron a inmediaciones del segundo anillo de circunvalación. En Honduras, el año pasado un promedio de 11 personas fueron víctimas cada día de homicidas armados que operan a sus anchas en el país.

Y aunque algunos están plenamente identificados y con órdenes de capturas emitidas, sus arrestos no se concretan, permitiéndoles seguir operar en total impunidad.

Experto

Gonzalo Sánchez, abogado criminalista:

“La investigación es la columna vertebral de un sistema de justicia correcto, y se debe seguir fortaleciendo”.

Homicidas y ladrones, los que más rehuyen a la justicia

La Unidad de Datos de LA PRENSA Premium analizó los registros que contienen las órdenes de captura emitidas en el país en los últimos 15 años.

La información fue proporcionada por la Policía Nacional, mediante solicitud de información pública SSSS-1345-2022.

Tras un análisis se pudo establecer que casi dos de cada diez órdenes de capturas emitidas en Honduras son por homicidios, siendo el principal delito.

El dato se desprende de una cifra bruta de 13,883 casos registrados en el período entre el 1 de enero de 2007 al 29 de marzo de 2022.

El otro delito que figura en el segundo escalón es el robo, con más de siete mil reportes (el 9% de los casos).

El dato puede ser mayor, ya que hay muchas órdenes de captura donde figuran dos o más delitos, es decir, que una sola persona puede ser acusada, por ejemplo, por la comisión de homicidio, violación y amenazas. Para este análisis solo se midió el primer delito de cada orden de arresto.

Claves para agilizar las capturas:

1. Fortalecer la investigación. La investigación adecuada es lo único que le da fortaleza al sistema de justicia y de seguridad. El país requiere de más expertos en investigación, mejorar los procedimientos administrativos e incrementar los recursos, debido a que esta especialización requiere de muchos recursos.

2. Mayor presencia en zonas álgidas. Se deben focalizar los esfuerzos en los departamentos en los que hay mayor incidencia de delitos, como Colón, Atlántida, Yoro y Olancho, y en los que normalmente hay alta incidencia por su densidad poblacional ,como es el caso de los departamentos de Cortés y Francisco Morazán.

3. Impulsar a la DPI y 911. La Dirección Policial de Investigaciones (DPI) debe tener más laboratorios criminalísticos, porque la delincuencia se frena con prevención con la Policía uniformada y con la Policía de investigación. Además, potenciar la vigilancia por medio de las cámaras del sistema de vigilancia del 911.

Deuda

Como detalla el cruce de datos, el delito de homicidio es el que también tiene más órdenes de captura pendientes, con un total de 10,671, es decir, más de 10,000 personas acusadas de homicidas que andan sueltas, quizá cometiendo más fechorías.

Le siguen los que cometen robo, con más órdenes de capturas pendientes, con 5,209. Para este análisis solo se examinaron delitos que tenía más de 50 órdenes de captura.

Por otra parte, los acusados de estupro son los que tardan más días en promedio en ser capturados en Honduras (1,635 días, casi cuatro años y medio).

Además, pese a que los imputados por rapto también tienen mucha morosidad en ser capturados, el total de órdenes de captura no es tan elevado. Por último, la evasión es el delito que más porcentaje de órdenes de captura pendientes tiene, con el 84% que no se han hecho efectivas.

Igual porcentaje de incumplimiento tienen las órdenes de captura por evasión.

Planes y estrategias

Para el exjuez y abogado Alceste Menardi, es necesario que las autoridades de la Secretaría de Seguridad establezcan una estrategia que permita ejecutar las órdenes de captura pendientes, de la mano con un plan nacional que prevenga, disuada y reprima a aquellos infractores de la ley que tanto daño le están haciendo a la sociedad.

“Al día de hoy han aumentado las masacres, los feminicidios, la extorsión. Hay una ola de criminalidad desbordada y el Gobierno como tal debe establecer un plan riguroso para dar cumplimiento a estas órdenes de captura y depurarlas, porque puede ser que muchos de los que se estén ahí buscando o ya hayan fallecido o no se encuentran en el país”, considera.

También ve necesario sentar precedentes con aquellos que se burlan de la justicia, tal es el caso del presunto autor del acto de fraude más grande de la pandemia por covid-19, el empresario guatemalteco Axel López.

“Él ahí anda caminando de lo más campante y no miramos nosotros la acción del Estado ni las acciones integradas con la Interpol porque no ejecutan esas órdenes de captura y podemos ver a través de las redes sociales que el hombre camina tranquilo”.

Menardi considera que el Estado al ser permisivo con estos casos de alto impacto genera impunidad, porque los delincuentes continúan libres.

El abogado criminalista Gonzalo Sánchez considera que muchas órdenes de captura que llevan años sin ejecutarse no se harán efectivas por múltiples razones, pero destacó una.

“No olvide esto que le voy a decir: el criminal siempre está revolucionando sus fechorías. Siempre, siempre le está llevando la delantera a la autoridad. Por eso cuando nosotros recibimos el entrenamiento nos decían ‘ustedes tienen que pensar como delincuentes no como policías’”, afirma Sánchez, quien fue miembro de la Policía Nacional durante 13 años.

“La Policía Nacional no puede con todo, tiene muchas tareas”

Edmundo Orellana Mercado, el primer fiscal general del Estado y ahora secretario de Transparencia, considera que para que las órdenes de capturas no duerman “el sueño de los justos” en las gaveta de las tantas dependencias policiales que hay es necesario hacer una priorización de casos, según su nivel de gravedad.

“No es lo mismo que haya una orden de captura para una persona que se roba una gallina como para una persona que mata a toda una familia”.Opina que muchos casos podrían simplemente resolverse a nivel de procedimientos especiales.

También considera que no hay policías para tantas órdenes de captura, por lo que sucede que las órdenes de captura no se cumplen en su totalidad, como en muchas partes del mundo.

“Se tienen que atender con prioridad los delitos más importantes, los que tienen impacto en la comunidad. Pero si a usted le roban a un celular no es importante, quizá lo es para usted, pero no es para la comunidad. Por ejemplo, que roben al Estado, que maten a otra persona, eso sí es grave”, afirma.

Orellana dice que el sistema se queda corto ante tanto delito, y es por eso que países como Honduras figuran entre los más violentos de América Latina.

“Entonces la Policía Nacional tiene muchas tareas; la Policía está en la calle cuidando, también anda investigando, pero además debe capturar. Entonces todo eso es muy complicado para la Policía, por eso le digo que lo mejor es priorizar”.