01/12/2022
08:42 AM

Más noticias

Se teme masiva suspensión de empleados de la Empresa Privada por COVID-19

Este lunes iniciarán a aplicar una encuesta empresarial para determinar cuántos hondureños han sido suspendidos o despedidos.

Tegucigalpa, Honduras.

De suspensión de puestos de trabajo sin goce de sueldo por el tiempo que dure la emergencia del COVID-19 hasta la medida de despedidos, es lo que se avecina para miles de hondureños quienes ya están recibiendo esas respectivas notificaciones por parte de sus patronos.

El titular de la Secretaría de Trabajo y Seguridad Social (STSS), Carlos Madero, reportó la semana anterior que tenía decenas de notificaciones de empresas formales para suspender a 25,000 empleados. Sin embargo, la cifra es “mucho más” alta, así lo estima Juan Carlos Sikaffy, presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep).

Lea: OPS preocupada por contagios en Cortés

Según el empresario Sikaffy, no tienen una cifra exacta, por lo que este lunes iniciarán a aplicar una encuesta empresarial para determinar cuántos hondureños han sido suspendidos o despedidos.

Por su parte, Madero afirmó que pese a los esfuerzos que se hagan muchas empresas no lograrán sobrevivir a la crisis, aunque buscan mecanismos que permitan abrir la economía nuevamente de forma ordenada y con estrictas medidas de bioseguridad.

Entre tanto, el presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Tegucigalpa (CCIT), José Luis Rivera, argumentó que al no tener ingresos a tres semanas de paralización, no hay fondos para cubrir los gastos. “Casi toda la industria y comercio ha estado paralizada sin tener ingresos, pero cubriendo sus gastos y pagando planillas... por muy grande que sea una empresa su disponibilidad va a estar limitada”, explicó.

Además: ¿Quiénes pueden circular y quiénes no durante cierre total en Cortés y El Progreso?

Rivera también señaló que, la mayoría de empresas no hizo provisiones, lo que empeora el problema. “Nos vienen tiempos muy difíciles y solo con el concurso, solidaridad, entendimiento y apoyo de todos los sectores podremos superarlos”, detalló.

Aprobar medidas para rescatar la economía es lo que el sector privado le insiste al Gobierno. Hasta ahora se aprobó una prórroga hasta el 30 de junio del pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR) para las pequeñas y medianas empresas y una aportación de 6,000 lempiras del Régimen de Aportaciones Privadas (RAP) para los empleados suspendidos.

También autoridades informaron que analizan crear un fondo para financiar a las empresas para que puedan pagar las planillas, pero aún no logran acuerdos.