Buenos Aires, Argentina.

La 'investigación internacional' sobre la misteriosa muerte del fiscal argentino Alberto Nisman, propuesta por el senador republicano Marco Rubio al presidente Barack Obama fue rechazada por el Gobierno de Cristina Fernández.

El jefe de Gabinete argentino, Jorge Capitanich, remarcó que Argentina es un país 'autónomo soberano e independiente' y que los comentarios de Rubio tienen una 'visión imperial' que 'desconoce el principio de autodeterminación de los pueblos'.

Lea más: Cristina Fernández: '¿Qué llevó a Nisman a quitarse la vida?'

Además: Fernández denuncia 'operación contra el Gobierno' detrás de muerte de Nisman

Rubio, presidente del subcomité para el Hemisferio Occidental del Senado de Estados Unidos, envió ayer una carta al secretario de Estado estadounidense, John Kerry, donde afirmó estar 'cada vez más preocupado por la capacidad del gobierno de Argentina para llevar a cabo una pesquisa justa e imparcial'.

Capitanich calificó la petición del senador republicano estadounidense como una 'intromisión indebida propia de una actitud imperial que representa a la más recalcitrante derecha republicana'.

Además, rechazó 'intromisiones para dirimir' la investigación que se sigue en el país suramericano sobre la muerte del fiscal Alberto Nisman, cuyos restos fueron enterrados el jueves en el cementerio judío de La Tablada, a las afueras de Buenos Aires.

La investigación judicial ha calificado el caso como 'muerte dudosa', y hasta el momento no ha arrojado pruebas concluyentes, salvo que murió de un disparo en la sien realizado a menos de un centímetro de distancia, procedente de una pistola calibre 22 que se encontró bajo su cuerpo, en el baño de su casa.