02/07/2022
01:08 AM

Más noticias

Familias de migrantes temen por futuro de remesas de EUA

Las remesas que los migrantes centroamericanos envían a sus familias están en riesgo ante la política de deportaciones de Trump.

San Salvador.

Intipucá simboliza la pujanza de los salvadoreños radicados en Estados Unidos, que con sus remesas la han transformado en una comunidad moderna y dinámica, pero sus pobladores temen que la política migratoria del presidente Donald Trump les corte esa fuente de ingresos.

José Corpeño cuenta que su hija que se fue hace un año a los Estados Unidos 'ahora vive una pesadilla'. 'Nos sentimos preocupados, cerca de donde ella vive ha llegado la gente de Migración', dice angustiado.

Remesas
Guatemala es el país del Triángulo Norte que recibe mayores ingresos por remesas: 6.284 millones de dólares en 2015 y 7.160 en 2016, un monto cercano al total de exportaciones del país, de 10.000 millones anuales.
La joven, cuyo nombre Corpeño mantuvo en reserva, vive en el estado de Maryland. No posee papeles de estadía. Es la primera de sus nueve hijos que se fue al norte y aún está pagando los 10.000 dólares que le cobró un traficante de migrantes para guiarla en su viaje.

'Está trabajando, pero con temor a que en un momento pueda ser encontrada y detenida', indicó Corpeño. Ella envía dinero a su familia, que se dedica al cultivo de maíz en escala de subsistencia.

Esa misma angustia la vive en Guatemala Victoria Flores, de 70 años, cuyo hijo Eduardo (50) trabaja en Los Ángeles como técnico dental y le manda remesas para el pago de la casa. 'Es una situación difícil y de angustia todos los días, porque este presidente (Trump) ha dicho que va a deportar a todos los que estén ilegales en EUA', dijo Flores a la AFP.

Las valiosas remesas

Juan José Rivera, concejal de Intipucá, asegura que la mayoría de los habitantes de esa localidad tiene 'al menos un familiar en Estados Unidos'. Los envíos de remesas no fallan y muchos las invierten en consumo.

En Centroamérica, en especial en el Triángulo Norte compuesto por El Salvador, Honduras y Guatemala, el peso de las remesas en la economía es importante y una caída en los ingresos de divisas por ese rubro impactaría negativamente.

'Un 90% de las remesas va para consumo y una disminución del consumo impactaría en los ingresos fiscales', comentó a la AFP el coordinador del no gubernamental Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh), Mauricio Díaz.



Las remesas familiares en Honduras pasaron de 3.730 millones de dólares en 2015 a 3.949 en 2016, mientras que en El Salvador crecieron de 4.270 a 4.576 millones de dólares en el mismo periodo, según cifras oficiales, y equivalen a alrededor de 16% del Producto Interno Bruto.

En una visita a Guatemala en febrero pasado, el secretario de Seguridad Interior de Estados Unidos, John Kelly, negó que vaya a haber deportaciones masivas de inmigrantes indocumentados.

Cifras oficiales indican que en 2016 fueron deportados desde Estados Unidos 21.340 salvadoreños, 21.500 hondureños y 35.465 guatemaltecos.