Trump: "¡No van a tomar la Casa Blanca, vamos a pelear como nunca!"

El magnate advierte en Georgia que no está dispuesto a ceder el poder a Biden aumentando la tensión en EEUU.

Trump viajó a Georgia para hacer campaña por los senadores Kelly Loeffler y David Perdue./AFP.
Trump viajó a Georgia para hacer campaña por los senadores Kelly Loeffler y David Perdue./AFP. /

Georgia, Estados Unidos.

El presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, llamó a los habitantes del estado de Georgia a votar este martes por los candidatos republicanos la víspera de una crucial elección al Senado, que tendrá un impacto decisivo en el gobierno del mandatario demócrata Joe Biden.

"Nuestro país depende de ustedes. El mundo entero tiene los ojos en Georgia", lanzó en Dalton el mandatario estadounidense, quien dos meses después de las presidenciales sigue sin reconocer su derrota pese a que los datos y los tribunales lo contradicen.

Las dos elecciones del martes podrían ser "su última oportunidad de salvar al Estados Unidos que amamos", lanzó a los presentes en esta comunidad rural y conservadora del noroeste de Georgia.




Este estado sureño no ha elegido a un demócrata para el Senado desde hace 20 años. Pero si Raphael Warnock, un pastor afroestadounidense de 51 años, y Jon Ossoff, un productor audiovisual de 33, logran ambos la hazaña, le darán a su partido el control de la Cámara Alta, otorgando así todos los hilos del poder a Biden.

De conseguirlo, cada fuerza quedaría con 50 escaños y la futura vicepresidenta Kamala Harris tendría el poder de inclinar la balanza hacia el lado demócrata en el Senado, hoy con mayoría republicana.

Trump, que todavía trata de revertir su derrota electoral, fue a Georgia en medio de un nuevo escándalo por sus intentos abiertos de presionar a funcionarios estatales para que anulen la votación y otorgarle el triunfo.

"Es imposible que yo perdiera Georgia", repitió el presidente saliente.

"No van a tomar esta Casa Blanca", dijo de los demócratas. "¡Vamos a pelear como nunca!"

"Ya no quiere trabajar"

Pancartas electorales, autobuses de candidatos, reuniones y encuentros puerta a puerta: antes de los comicios del martes y dos meses después de las elecciones nacionales, Georgia ha recuperado el ambiente de una campaña nacional.

Joe Biden, que asume el 20 de enero, también se hizo presente en la campaña en Georgia con un acto más reservado en la capital Atlanta.

"Un solo este estado puede cambiar el rumbo no solo durante los próximos cuatro años, sino también para la próxima generación", dijo.

Y deploró la inacción de Trump al denunciar el caótico inicio de la campaña de vacunación contra el covid-19. "No entiendo por qué quiere tanto mantener su puesto cuando ya no quiere trabajar".

En la campaña en Georgia, los carteles de "Trump 2020" siguen siendo numerosos. Más que los de los senadores a los que el presidente viene a apoyar: los exempresarios Kelly Loeffler, de 50 años, y David Perdue, de 71.

Randy Stelly, de 68 años, dice que viajó a Dalton desde Texas para mostrar que la lucha a favor de Trump "no cesa" y que no se debe "nunca, nunca, reconocer la derrota".

La Prensa