El coronavirus golpea los almacenes de Amazon

Al menos diez almaneces de Amazon sufren una creciente ola de casos de COVID-19.

Empleados de Amazon han amenazado con interrumpir los envíos y retrasar las entregas.
Empleados de Amazon han amenazado con interrumpir los envíos y retrasar las entregas.

Estados Unidos.

Amazon, el gigante del comercio electrónico, se une a las compañías que están sufriendo el impacto del coronavirus COVID-19 a nivel mundial.

Y es que los almaneces del gigante del comercio electrónico sufren una creciente ola de casos de COVID-19 con al menos 10 instalaciones afectadas, informa CNN.

Amazon reportó casos positivos de coronavirus en sus empleados en sus instalaciones en Queens (Nueva York), Joliet (Illinois), Moreno Valley (California), Jacksonville (Florida), Shepherdsville (Kentucky), Brownstown (Michigan), Oklahoma City (Oklahoma), Katy (Texas), y Wallingford (Connecticut).

Una persona que trabaja en el centro de cumplimiento de Amazon Staten Island, Nueva York, dio positivo por el nuevo coronavirus. Este empleado fue la última persona en trabajar físicamente en el almacen el 11 de marzo, precisamente ese día el COVID-19 fue declarado como pandemia por la Organización Mundial de la Salud.



El hombre está en cuarentena y recuperándose, dijo Amazon.

La compañía estadounidense se ha visto obligada a cerrar temporalmente varios sitios, sin embargo, cerrar de forma masiva aún no es una opción, al contrario, Amazon toma “medidas extremas para garantizar la seguridad de los empleados en nuestro sitio [s]”, respondió a CNN la empresa.

Entre las medidas de bioseguridad que ha implementado el gigante del e-commerce están desinfectar regularmente las manijas de las puertas, los botones de los elevadores, los casilleros y las pantallas táctiles, cambios de turnos y las sillas en las salas de descanso.

A pesar de las normas de seguridad mencionadas anteriormente, los trabajadores de Amazon se quejaron argumentando que la compañía debería estar haciendo más para proteger a los cientos de miles en sus almacenes en Estados Unidos.

Otros han amenazado con interrumpir los envíos y retrasar las entregas, por lo que Amazon ha recomendado a sus clientes seleccionar envíos sin prisa si sus necesidades no son urgentes.

La Prensa