Más noticias

Trump pide pena de muerte por tiroteos masivos en Texas y Ohio

El magnate condena el supremacismo blanco tras las masacres que dejaron 29 muertos en EEUU.

Trump brindó su primer discurso esta mañana tras los tiroteos masivos en Texas y Ohio que dejaron 29 muertos./AFP.
Trump brindó su primer discurso esta mañana tras los tiroteos masivos en Texas y Ohio que dejaron 29 muertos./AFP.

Washington, Estados Unidos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, condenó el lunes la ideología racista del supremacismo blanco, sospechoso de causar uno de los dos tiroteos masivos que enlutan al país, pero evitó hablar de las armas de fuego y de las acusaciones sobre su retórica incendiaria.

Dos masacres el fin de semana, perpetradas por atacantes blancos en El Paso (Texas), fronteriza con México, y Dayton (Ohio), dejaron 29 muertos, según las autoridades estadounidenses. El canciller mexicano dijo que siete de las víctimas son mexicanas.

En un mensaje a la nación televisado desde la Casa Blanca, Trump describió los tiroteos masivos como un "crimen contra toda la humanidad", y ofreció sus condolencias a México por los fallecidos en El Paso.



"Nuestra nación debe condenar el racismo, el fanatismo y la supremacía blanca. Estas ideologías siniestras deben ser derrotadas. El odio no tiene lugar en Estados Unidos. El odio deforma la mente, devasta el corazón y devora el alma", dijo.

Pero prefirió denunciar "la glorificación de la violencia", afirmando que internet ha radicalizado las "mentes perturbadas", antes que referirse a la disponibilidad inmediata de armas de fuego como el principal problema detrás de la epidemia de violencia armada en Estados Unidos.

"Debemos reconocer que Internet ha proporcionado una vía peligrosa para radicalizar las mentes perturbadas y realizar actos dementes", dijo Trump, mencionando además los "horripilantes y espeluznantes videojuegos que ahora son comunes".

El presidente no dijo nada en su discurso con respecto a restringir el acceso en Estados Unidos al tipo de armas poderosas que se usan habitualmente en los tiroteos masivos cada vez más frecuentes.

Asimismo, se mostró "indignado y asqueado" por las matanzas de este fin de semana y aseguró que los condenados por crímenes de odio deberían encarar la "pena de muerte" con ejecuciones "rápidas".

Con estos dos ataques del fin de semana, en lo que va de año Estados Unidos ha sido escenario de 251 tiroteos masivos, según la ONG Gun Violence Archive, que los cataloga de esta forma cuando al menos dejan cuatro víctimas, ya sean heridos o muertos.

Este fin de semana negro llega después de una semana marcada por dos ataque con armas de fuego en los que murieron cinco personas; tres el domingo anterior en una feria gastronómica en California y dos en un local de Walmart en Misisipi.

Sospecha de racismo

Las autoridades sospechan que el tirador de El Paso actuó por motivaciones racistas y su caso se investiga como "terrorismo doméstico", anunció la justicia federal.

Identificado por los medio locales como Patrick Crusius, el sospechoso se enfrenta a la pena de muerte, según la policía local.

Las autoridades creen Crusius redactó un manifesto contra los hispanos antes de su ataque. En el texto también se ensalza el asesinato en marzo de 51 personas en dos mezquitas de Nueva Zelanda.

Siete de las 20 personas asesinadas en este ataque son mexicanas, dijo el domingo el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, quien tiene previsto visitar el lunes a El Paso.

Crusius alcanzó a la mayoría de víctimas en el interior del supermercado Walmart y otros en el aparcamiento, precisó el jefe de la policía local, Robert Gomez.

Los opositores demócratas acusaron a Trump de dar alas al crecimiento de la intolerancia con sus ataques contra minorías.

Vea: Video: Así abatió la policía al atacante de Ohio

"Señor presidente, detenga su retórica racista, odiosa y antiinmigrante", tuiteó Bernie Sanders, uno de los favoritos para ser el candidato demócrata en las presidenciales de 2020. "Su lenguaje crea un clima que alienta a los extremistas violentos", agregó.

Trump "atiza no solo la retórica racista, sino también la violencia que le sigue", agregó otro precandidato demócrata, Beto O'Rourke, nacido en El Paso.

La hija mayor del presidente, Ivanka Trump, trató de calmar las aguas: "La supremacía blanca, como cualquier otra forma de terrorismo, es una plaga que debe ser destruida". El alcalde republicano de El Paso, Dee Margo, dijo en Fox News que el tirador estaba "molesto".