28/11/2022
12:34 PM

Más noticias

Violento 'día de capuchas” alarga conflicto en la Unah

Durante tres horas, estudiantes con el rostro cubierto y miembros de la Policía Nacional se enfrentaron con piedras, palos, gases y chorros de agua.

Tegucigalpa, Honduras.

La confrontación entre estudiantes y autoridades parece no tener fin. El conflicto volvió a salir de los portones de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras ( Unah) y hubo saldos rojos: varios heridos, entre ellos tres policías y un camarógrafo que resultó lastimado por una pedrada.

Los alrededores de Ciudad Universitaria quedaron convertidos en un campo de batalla. Las calles lucían llenas de piedras y palos que lanzaron los estudiantes en el denominado “día de la capucha”. También quedaron latas vacías del gas lacrimógeno que lanzaron los policías antimotines.

Fue un día de caos absoluto. A las 6:00 am, varios jóvenes comenzaron a tomarse los edificios; posteriormente, continuaron con la movilización donde todos iban con las caras tapadas para protestar ante la “estigmatización que viven los estudiantes con el rostro cubierto”, según Héctor Estrada, vocero del Movimiento Estudiantil Universitario ( MEU).

Durante más de tres horas, los estudiantes y policías se enfrentaron en las afueras de Ciudad Universitaria.
A las 9:00 am, el recorrido culminó en la entrada de vehículos de la Unah, donde los estudiantes se tomaron un carril del bulevar Suyapa.

Ante esto, los miembros de la Policía Nacional y Antimotines procedieron a desalojar a los manifestantes lanzándoles gas lacrimógeno y agua con una tanqueta. En el enfrentamiento, los universitarios encapuchados lazaban piedras, vidrios y hasta bombas molotov.

El caos duró alrededor de tres horas, en ese tiempo los organismos de derechos humanos evitaron que los estudiantes y policías se desplazaran hasta el portón principal, lugar en el que permanecen al menos cinco alumnos en huelga de hambre.

Se lanzaron gas, piedras, palos y chorros de agua.
En el altercado salieron heridos tres universitarios, quienes también presentaron problemas respiratorios a raíz de los gases. Asimismo, un camarógrafo que cubría la protesta y varios policías Cobras resultaron prendidos en llamas después de que los encapuchados les tiraran una bomba cacera. La mayoría de las personas lesionadas fueron trasladadas a un centro asistencial para recibir atención médica.

Sin diálogo

De acuerdo con los organismos de derechos humanos, no se registraron personas detenidas por los hechos.

“La Policía estaba en la obligación de mediar” con los estudiantes que exigen la renuncia de la rectora Castellanos, dijo a periodistas Jorge Jiménez, representante del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos en Honduras ( Codeh).

Las instalaciones de la Unah continúan tomadas por los integrantes del MEU.
Los estudiantes, quienes horas antes habían bloqueado el acceso a las instalaciones de la universidad, también exigen que se cancelen los requerimientos judiciales contra otra veintena de universitarios acusados de usurpación de bienes públicos.

Jiménez lamentó que la Policía haya desalojado “sin negociación, sin diálogo” a los manifestantes, ya que al ser repelidos por los agentes se internaron en la Ciudad Universitaria.

Un oficial de la Policía Nacional dijo a periodistas que a los manifestantes que comenzaban a lanzar piedras y otros objetos a las fuerzas del orden se les advirtió que despejaran las vías porque si no serían desalojados, lo que al final ocurrió. La crisis en la universidad hondureña por la exigencia de estudiantes, desde hace casi un mes, de que Castellanos renuncie, afecta a miles de alumnos y algunos se les ha cancelado el segundo período académico.



Las autoridades universitarias han pedido al MEU que desaloje los edificios de la Unah para no seguir afectando el segundo período, que fue cancelado hace dos semanas en el campus de Choluteca, sur de Honduras

“Ombudsman”

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh) se puso a disposición de los estudiantes y autoridades de la Unah para solucionar la crisis que afecta a más de 80,000 universitarios.

El ombudsman hondureño Roberto Herrera Cáceres indicó que lo que buscan es que los jóvenes no pierdan otro período académico, como sucedió en 2016.



Añadió que es de suma preocupación para este organismo que la situación empeore a raíz de la propuesta que presentaron los estudiantes al Congreso Nacional, sobre todo, por el tiempo de respuesta que puede ser hasta de 45 días, después de que el Poder Legislativo envíe las firmas al Registro Nacional de las Personas (RNP).

“El Conadeh llama a las partes a asumir actitudes consecuentes con el derecho humano a la educación superior, retomando el diálogo, lo más expedita y eficazmente posible, para encontrar soluciones a las causas que generaron el conflicto”, manifestó Herrera.

Asimismo, invitó al Estado hondureño para garantizar el respeto de los derechos humanos y a la educación superior.



El defensor del pueblo también hizo un llamado a los sectores que intervienen de maneras directa e indirecta en la problemática de la Unah para contribuir a que no se ejecuten más actos de violencia. Este organismo fue uno de los mediadores para que los estudiantes y autoridades universitarias llegaran a un acuerdo en 2016.

Desde entonces, le ha dado seguimiento a los avances que, según ellos, no fueron cumplidos, lo que en la actualidad provocó nuevamente la toma de edificios.

Desde el Congreso Nacional lamentaron que el caos en la universidad no se resuelva. El diputado nacionalista Oswaldo Ramos Soto afirmó que en la Unah han dejado crecer las “culebras” y afirmó que “las culebras chiquitas se matan temprano”, al referirse a que le han dado muchas largas a este conflicto.