SAN PEDRO SULA

Los tres días de paralización del transporte de carga provocaron que miles de hondureños abarrotaran las estaciones de gasolina para cargar combustible ante el posible desabastecimiento.

Las filas de vehículos que se formaron en las gasolineras en varias ciudades del país eran interminables, muchos ciudadanos no solo llenaron los tanques de los carros sino que llevaron recipientes para abastecerse.Se espera que en las próximas 24 a 36 horas se normalice la entrega del producto en las gasolineras a nivel nacional.

El paro del transporte de carga se originó por el incumplimiento de no pagarles la tarifa mínima por kilómetro recorrido y otras peticiones que afectan a los conductores, según dijeron.Los transportistas de carga pedían al sector privado 1.24 dólares por kilómetro recorrido.

Experto

Sarahí Silva, directora de Ahdippe:

“Si las gasolineras recibieron producto, aún tienen, ya se normalizará todo”.

Tras acuerdo finaliza paro del transporte de carga

De acuerdo con estimaciones del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), el paro del transporte de carga causó pérdidas económicas de 700 millones de lempiras diarios.

La Policía Nacional procedió ayer en la mañana a desalojar a los transportistas que tenían tomadas las carreteras del país, previo a un diálogo.

Acuerdo

Ayer por la tarde y tras varias horas de negociaciones, el Gobierno y la dirigencia del transporte de carga lograron llegar a un acuerdo y se suspendieron las tomas de carreteras.

El acuerdo firmado por el Gobierno, concesionarios del servicio del transporte de público de carga general y especializada y el Cohep indica que se comprometieron a reanudar las actividades.

“El Consejo Hondureño de la Empresa Privada manifiesta que son respetuosos de la ley por lo tanto al estar las tarifas establecidas deben cumplirse con el pago de las mismas, y exhorta a todos sus agremiados a nivel nacional su cumplimiento”, señala el acuerdo.

Experto

Rafael Barahona, comisionado del IHTT:

“Continuamos avanzando en la búsqueda de soluciones, la mesa de diálogo será permanente”.

Tras acuerdo finaliza paro del transporte de carga

El tercer punto expresa que “el Gobierno de la República se compromete a establecer las condiciones pertinentes con el propósito de mantener un equilibrio entre el sector privado que demanda servicios de transporte y los concesionarios que lo prestan”.

Establece en el cuarto inciso que “el Gobierno se compromete al cumplimiento de los demás acuerdos a saber: veda, reglamento especial de pesos y dimensiones, cabotaje nacional, iniciativa de ley para establecer sanciones en caso de incumplimiento de pago de las tarifas mínimas, suscripción del convenio Instituto Hondureño de Transporte Terrestre (IHTT) y Servicio de Administración de Rentas (SAR)”.

Rafael Barahona, comisionado del Instituto Hondureño de Transporte Terrestre, manifestó que “continuamos avanzando en la búsqueda de soluciones, la mesa de diálogo será de manera permanente con ellos, lo que hoy (ayer) se está haciendo aquí es manifestando el compromiso de que la ley se cumplirá”.

Luego de tres días de paro del transporte de carga, ayer en horas de la tarde fue suspendido al llegar a un acuerdo.

Ana Cristina Handal, representante de la junta directiva del Cohep, declaró que “hoy (ayer) nos sentimos muy satisfechos de haber logrado un nuevo acuerdo, ya que todos como hondureños nos vemos perjudicados”.

Bajo Aguán

En Colón, a las 3:00 pm de ayer se habilitó el paso vehicular por la carretera CA-13, a la altura de la aldea Puente Alto, en Planes, Sonaguera.“Hemos llegado a un acuerdo con los transportistas de esta zona. Ya estamos descongestionando sacando los carros para que quede la vía libre. Ellos dicen que van a estar a un lado de la carretera esperando instrucciones. No hubo necesidad de desalojarlos ni traer grúas porque ellos han colaborado”, dijo el comisario de Policía, Cristóbal Muñoz Colón.

Mientras tanto, en las gasolineras de las ciudades de Tocoa, Sabá y Trujillo en Colón, así como en Olanchito, Yoro, las personas abarrotaron las gasolineras para comprar combustible, sin embargo, en la mayoría ya se había agotado.

Desde la noche del martes eran largas las filas de vehículos que se podía observar en las gasolineras. Algunos clientes solo podían obtener un poco de diésel. El gas lpg también estaba escaso y solo se podía comprar en ciertos negocios.

Las gasolineras fueron abarrotadas de ciudadanos llenando combustible ante el temor a un desabastecimiento.