01/03/2024
08:58 AM

Policías cancelados formaban parte de estructuras delictivas

  • 11 enero 2017 /

Se separó a agentes asignados a las postas de la colonia Rivera Hernández y El Centro de San Pedro Sula, y de El Manchén, Los Dolores y San Miguel en Tegucigalpa.

    Tegucigalpa, Honduras.

    Con la última barrida policial anunciada ayer por la Comisión Especial de Depuración se logró la desarticulación de estructuras criminales y delictivas dedicadas a la extorsión, asaltos y tráfico de drogas que operaban desde diferentes postas policiales en Tegucigalpa, San Pedro Sula y La Mosquitia, informaron fuentes oficiales de Seguridad.

    La Comisión Depuradora ordenó ayer al ministro de Seguridad, Julián Pacheco Tinoco, cancelar el acuerdo de nombramiento de 490 agentes y oficiales, 348 de ellos por reestructuración; es decir, que se les encontró alguna responsabilidad por participar en diversas actividades ilegales.

    Investigados

    En ese contexto, los depuradores ordenaron el despido de 56 policías y auxiliares de la Unidad Departamental de Prevención de Choluteca, 49 de El Paraíso, 26 de Francisco Morazán, 34 de Gracias a Dios, 50 de Intibucá, 82 del Distrito Central y 25 del municipio de San Pedro Sula.

    También se despidió por motivos de reestructuración a 26 policías auxiliares de otras unidades policiales del resto del país, se aceptó el retiro voluntario de 131 agentes y auxiliares y se cesanteó por motivos de discapacidad a otros 11 agentes y oficiales.

    Cabe resaltar que la mayor parte de este personal cancelado fue evaluado con base en información proporcionada por la Dirección General de la Policía, Ministerio Público y otras instituciones contraloras y del sector justicia.

    Miembros de la Comisión de Depuración informaron que hay indicios de que dentro de este grupo de 348 policías cancelados por motivos de reestructuración había muchos que estaban dedicados a la extorsión, asaltos a camiones y tráfico de drogas, especialmente en las delegaciones de La Mosquitia, San Pedro Sula, Choluteca y Tegucigalpa.

    Para el caso, de la Unidad Metropolitana de San Pedro Sula se rescindió el acuerdo de nombramiento de varios policías asignados en la conflictiva zona de la colonia Rivera Hernández y el barrio El Centro porque se comprobó su participación en actividades ilícitas.

    Igualmente ocurrió en la Unidad Metropolitana del Distrito Central, específicamente en las postas del barrio Los Dolores, colonia San Miguel, Nueva Esperanza, El Manchén, entre otras más.

    Omar Rivera, miembro de la comisión depuradora, aclaró que 131 policías pidieron su retiro voluntario y 11 fueron separados por motivos de discapacidad, y se decidió pagarles sus prestaciones y asignarles una pensión en el Instituto de Previsión Militar (IPM).

    “Cualquiera podría pensar que con esta masiva cancelación de policías queda menguada o debilitada la institución para prestar un servicio eficiente a la comunidad, pero es importante que sepa que en los últimos años han egresado del Instituto Técnico Policial (ITP) 4,000 policías y para este año se prevé la graduación de 3,000 más”, acotó.

    Rivera enfatizó en que el personal cancelado está siendo sustituido por estas nuevas promociones de policías, por consiguiente la población no quedará desprotegida frente a la criminalidad o delincuencia.

    De igual manera se está sustituyendo el personal que ha sido separado en las restantes delegaciones departamentales de Policía.