Tegucigalpa. El flagelo de la extorsión sigue golpeando al país y como una estrategia para combatirlo, el gobierno determinó que la Policía Nacional asumiera la dirección de la Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas.

El director de la PN, Gustavo Sánchez, explicó que trabajan para reducir el índice de extorsión y reconoció que actualmente hay elementos de la misma institución policial y Fuerzas Armadas inmiscuidos en tal delito, cada quien con diversas formas de operar.

“Hay policías, expolicías, militares, exmilitares, agentes del Ministerio Público, gente retirada también, hay de todo ya que el crimen no discrimina. Hay mucha gente involucrada en esto porque es una industria enorme que genera mucho dinero”, reconoció Sánchez.

Informó que se han hecho las investigaciones y de esa forma han podido corroborar la información por lo que irán tomando decisiones en torno a los elementos involucrados en la extorsión.

Sánchez dijo que “como Policía recibimos hace un mes la Fuerza Nacional Anti Extorsión y se está reorganizando dicha institución”.