01/02/2023
07:34 PM

Más noticias

La vacuna sin patente, clave para poner fin a la pandemia

  • 02 febrero 2022 / 20:58 PM /

Corbevax, desarrollada por instituciones codirigidas por la hondureña María Elena Bottazzi, busca acortar brechas.

SAN PEDRO SULA

Dos años después de su irrupción, la pandemia del covid ha provocado más de 381 millones de contagios, más de 5.7 millones de muertes en el mundo y cerca del 60% de la población mundial ha recibido al menos una dosis de vacuna.

Sin embargo, todavía existe una brecha evidente y alarmante en el acceso global al antígeno contra el covid-19: cerca del 77 % de las personas en países de ingresos altos y medios-altos han recibido al menos una dosis de la vacuna, y solo el 10 % en países de ingresos bajos.

Los países ricos están dando refuerzos e incluso la cuarta dosis, mientras que la primera y la segunda dosis no están disponibles para muchos en todo el mundo.Pero existe la esperanza de que la vacuna llamada Corbevax ayude a cerrar esta brecha de vacunación.

3 claves de la Corbevax

1. La clave del acceso global es que Corbevax se puede almacenar en un frigorífico normal. Por lo tanto, es posible producir millones de dosis rápidamente y distribuirlas con relativa facilidad. En comparación, producir vacunas de ARNm es más costoso.

2. La vacuna Corbevax se desarrolló teniendo en cuenta el acceso mundial a la vacuna . El objetivo era hacer una vacuna de bajo costo, fácil de producir y fácil de transportar usando un método bien probado y seguro, respecto a otras basadas en otra tecnología.

3. Los investigadores de Corbevax no estaban preocupados por la propiedad intelectual o el beneficio financiero. La vacuna se produjo sin una financiación pública significativa; los $7 millones necesarios para el desarrollo fueron proporcionados por filántropos.

El antígeno de la vacuna ha sido lanzado por el Hospital Infantil de Texas y el Colegio Baylor de Medicina, codirigidos por María Elena Bottazzi y Peter Hotez.

Corbevax ha completado dos ensayos clínicos de fase III en los que participaron más de tres mil personas de entre 18 y 80 años en 33 centros de estudio en la India, y los resultados indican que la vacuna “es segura, bien tolerada e inmunogénica”.

En la actualidad, Corbevax tiene licencia sin patente para Biological E. Limited (BioE), el fabricante de vacunas más grande de la India, que planea fabricar al menos 100 millones de dosis por mes a partir de este febrero.

Tal arreglo libre de patentes significa que otros países de ingresos bajos y medianos pueden producir y distribuir localmente esta vacuna barata, estable y relativamente fácil de escalar.

Esto significa que Corbevax es una de las vacunas más baratas actualmente disponibles.Por tales esfuerzos, la congresista Lizzie Fletcher nominó ante el Comité Noruego del Nobel a los doctores Bottazzi y Hotez al Premio Nobel de la Paz 2022 por su trabajo para desarrollar y distribuir una vacuna covid-19 de bajo costo a personas de todo el mundo sin limitaciones de patentes.

Datos

60 vacunas en desarrollo utilizan la misma tecnología de Corbevax, pero esta resulta única porque no será patentada.

3,000 personas entre 18 y 80 años en 33 centros de estudio de la India participaron en ensayos clínicos de la vacuna Corbevax.

“El esfuerzo del doctor Hotez y la doctora Bottazzi para desarrollar la vacuna Corbevax es realmente trascendental para brindar salud, seguridad y paz en todo el mundo al crear una vacuna covid-19 y hacerla disponible y accesible para todos. Es una contribución que es del mayor beneficio para la humanidad”, dijo Fletcher en su carta.Accesos.

Hay muchas razones por las que el acceso mundial a las vacunas no ha sido equitativo.Por ejemplo, los Gobiernos de las naciones ricas compraron vacunas por adelantado, lo que limitó el suministro. Si bien los países en desarrollo tienen capacidad de producción de vacunas, los países de ingresos bajos y medianos de África, Asia y América Latina aún deben pagar el costo de realizar pedidos.

Estados Unidos y otras naciones del G7 se han comprometido a donar más de 1,300 millones de dosis de vacunas contra el covid-19, pero solo se han enviado 591 millones de dosis.

María Elena Bottazzi es la tercera hondureña en ser nominada al nobel.

Estos números significan que si BioE es capaz de producir 1,300 millones de dosis de Corbevax según lo planeado, esta vacuna llegará a más personas que las vacunadas gracias a las donaciones de las naciones más ricas.

“La necesidad de vacunas seguras, optimizadas y de bajo costo para los países de ingresos medios y bajos es fundamental para la lucha mundial contra la pandemia del covid-19”, reflexionó el economista Douglas Soriano.

En criterio del experto, sin una vacunación generalizada de las poblaciones en el Sur Global (países en vías de desarrollo), surgirán variantes adicionales del virus, lo que obstaculizará el progreso logrado por las vacunas disponibles en Estados Unidos y otros países occidentales.

Orgullo

La hondureña María Elena Bottazzi, nacida en Génova, Italia, en 1966, creció en Tegucigalpa y en 1989 egresó como microbióloga de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah).El anuncio de su nominación al Premio Nobel de la Paz ha sido ampliamente celebrado dentro y fuera del país.

Entre las múltiples reacciones sobresale la de la presidenta Xiomara Castro, quien la definió como “una hondureña de corazón que ha dedicado su vida al servicio a través de la ciencia. ¡No hay dudas de que este es nuestro momento, el momento de la mujer hondureña!”.

El proceso de nominación es secreto. El propio comité del Nobel no da a conocer los nombres de los nominados hasta 50 años después de su consideración, pero sí es público el cronograma de los premios de este año.Las nominaciones debían presentarse el lunes 31 de enero.

En marzo se prepara una lista corta y luego se revisa entre abril y agosto.Los ganadores se anunciarán a principios de octubre y recibirán sus premios en Oslo, Noruega, el 10 de diciembre.

“Tenemos un equipo de científicos que ha trabajado diligentemente durante años para brindar tecnologías de salud apropiadas y asequibles a quienes han sido ignorados en todo el mundo”, puntualizó Bottazzi.

Hondureños nominados

Nobel Medicina Nominado: Sir Salvador Moncada

Salvador Enrique Moncada SeidnerNacimiento: 3 de diciembre de 1944 en Tegucigalpa, Honduras.Cónyuge: Princesa Marie-Esméralda de Bélgica, Lady Moncada. (m. 1998)

PERFIL ACADÉMICO

Estudió Medicina y Cirugía en la Universidad de El Salvador, donde se licenció en 1970, después se marchó a Londres para doctorarse en Farmacología.

Realizó labores docentes en las Universidades de El Salvador y Honduras, y distintas investigaciones en los laboratorios Wellcome Research entre 1975 y 1985, cuando estuvo a cargo del equipo de investigación que trabajaba en las prostaglandinas.

DISTINCIONES

Fue protagonista de los hallazgos que valieron los Nobel de Medicina de 1982 y 1998, pero la Academia no se lo reconoció, lo cual le dio notoriedad global.

La vacuna sin patente, clave para poner fin a la pandemia

Nobel de Literatura nominada

Argentina Bueso Mejía

Nacimiento: 5 de diciembre de 1909 en Santa Rosa de Copán, Honduras.Fallecimiento: 13 de agosto de 1999, a los 89 años, en la capital hondureña.Cónyuge: Porfirio Díaz Lozano, de quien tomaría sus apellidos literarios.

PERFIL ACADÉMICO

Periodista egresada de la Universidad de San Carlos de Guatemala.

DISTINCIONES

Ha sido la única mujer de Centroamérica reconocida oficialmente como candidata el Premio Nobel de Literatura, en 1970.

En su carrera periodística colaboró con los periódicos Diario de Centroamérica, El Imparcial, Prensa Libre y La Hora.En 1943, con Peregrinaje, ganó el Concurso Latinoamericano de Novela. En 1968 recibió el Premio Nacional de Literatura.

La vacuna sin patente, clave para poner fin a la pandemia