Tegucigalpa, Honduras.

La diputada Iroshka Elvir se pronunció luego de conocer que la pequeña Allison Argueta (9) fue asesinada y no murió por las mordeduras de su mascota, un perro raza pitbull llamado Rocky.

La miembro del partido Salvador de Honduras exigió que se castigue a las personas involucradas en el suceso, pidiendo justicia no solo para la pequeña niña, sino también para el animal que había sido señalado por la familia doliente.

“El o los causantes de la muerte de Allison deben pagar las consecuencias. Nuestras niñas y mujeres no pueden seguir cayendo por ataques de psicópatas que han quedado en la impunidad. Justicia para Allison y también para Rocky, que fue acusado para esconder la realidad”, escribió Elvir en su cuenta de Twitter.

Lea también: Piden justicia y expresan dolor: Reacciones al dictamen forense de Allison Argueta

El hecho

La niña Allison Nahomy falleció el pasado 8 de junio de 2022 en Lepaera, Lempira. Al principio se creyó que había fallecido producto del ataque de Rocky y después se comenzó a sospechar de Kiara, madre del cachorro, pero la autopsia hizo que el caso diera un giro inesperado.

De acuerdo con el informe, la víctima tenía una herida en su cuello que presuntamente fue provocada con un objeto filoso, además que en sus partes íntimas presentaba lesiones que presuntamente no eran recientes.

El Ministerio Público con un veterinario contratado como consultor también logró confirmar que las lesiones que tenía la víctima no eran mordeduras de perro ni los rasguños.

Agentes de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) han tomado declaraciones y están a la espera del dictamen de autopsia hecho en Santa Rosa de Copán para proceder e identificar al sospechoso del crimen y entregar el expediente a la Fiscalía.