05/07/2022
07:00 AM

Más noticias

Padre de Allison tras autopsia: “Sostengo que a mi niña la mató el perro”

El padre de Allison dijo que se pondrá a disposición del Ministerio Público para colaborar con la investigación.

Lepaera, Lempira.

Poco convencido del dictamen forense se mostró Leopoldo Argueta, padre de la niña Allison Argueta (9), quien de acuerdo con el Ministerio Público (MP) fue asesinada con un arma afilada y no murió por el ataque de un perro pitbull.

El padre de la menor, residente en Lepaera, Lempira, manifestó que para él fue “un giro inesperado” enterarse de la información que la autopsia hecha a la niña reveló.

Con escepticismo brindó declaraciones al canal HCH y manifestó que si bien “no me puedo quedar con ninguna de las dos versiones”, todavía cree que su hija murió por las mordeduras de su propia mascota, un cachorro pitbull llamado Rocky.

Yo siempre sostengo que a mi niña la mató el perro”, dijo él. Además, comentó que “no sospecho de ninguna persona, no tengo enemigos, más bien todo mundo me quiere aquí a mí”.

Sin embargo, manifestó que tanto él como el resto de su familia se pondrán de las autoridades para esclarecer el caso.

“Esperamos que esto se aclare por el bien de todos. Lepaera es sano, no tengo enemigos. No entiendo quién puedo ocasionarle daño a un angelito como Nahomy”, agregó.

Lea también: Incongruencias que encontró el MP al investigar la muerte de Allison Argueta

Dictamen forense

Por varios días se creyó que de verdad Allison Argueta había muerto por el ataque de un perro, pero los médicos forenses encontraron indicios que desvirtúan eso.

Según el MP, Allison tenía una herida en el cuello que se la habrían hecho con un objeto con filo. Asimismo, un veterinario contratado como consultor confirmó que las lesiones que tenía la niña no eran mordeduras de perro ni los rasguños.

Además, los forenses encontraron en las partes íntimas de la niña lesiones que no eran recientes. Para determinar si fue abusada sexualmente se tomaron muestras de secreciones, las cuales están siendo analizadas en los laboratorios de Medicina Forense de Tegucigalpa.