San Pedro Sula, Honduras.

Luego de que se revelara el dictamen forense de Allison Argueta (9), el cual muestra que la niña en realidad murió al ser atacada con un arma blanca y no por las mordeduras de un perro, la fundación Amor y Abrigo convocó a una marcha en San Pedro Sula.

De acuerdo con los directores de la organización, el objetivo será exigir justicia para la pequeña niña, que se esclarezca el caso y que se castigue a los responsables.

Bajo los lemas “Los niños no se tocan” y “Rocky es inocentes” se prevé que decenas de sampedranos marchen junto a sus mascotas por la primera calle de la ciudad, partiendo desde la Fuente Luminosa a las 4:00 pm.

Lea también: Hondureños y sus perritos marchan juntos en San Pedro Sula por la “no prohibición”

Dictamen forense

Rocky es el nombre del pitbull de seis meses que fue acusado de haber matado a la pequeña Allison el pasado 8 de junio de 2022. Días después no solo Rocky estuvo señalado, sino que también se vinculó a Kiara, madre del cachorro.

Pero la autopsia hizo que el caso diera un giro inesperado. De acuerdo con el informe, Allison tenía una herida en el cuello, pero el Ministerio Público ha descartado que haya sido por mordeduras del perro o por la cadena que tenía enrollada cuando se le encontró tirada en el suelo.

Supuestamente esa lesión fue hecha con objeto afilado. Sumado a esto, un veterinario contratado como consultor dijo que las lesiones que tenía la niña no eran mordeduras de perro.

Asimismo, los forenses encontraron en las partes íntimas de la niña lesiones que no eran recientes. En ese sentido, para determinar si fue abusada sexualmente se tomaron muestras de secreciones, las cuales están siendo analizadas en los laboratorios de Tegucigalpa.