San Pedro Sula, Honduras.

El acelerado ritmo de vida de las personas que viven en San Pedro Sula es el ambiente idóneo para desarrollar algunas patologías mentales que afectan a la ciudadanía.

Según los expertos, las largas jornadas de trabajo, el poco incentivo económico, delincuencia, preocupaciones financieras y soledad son las principales causas que llevan a los sampedranos a padecer trastornos.

“La depresión y ansiedad son los principales padecimientos entre los sampedranos. Aquí hay muchas personas que viven alejadas de sus familias por cuestiones de trabajo y esa tristeza incrementa la depresión que pueda sentir cada persona. Los niveles son distintos en cada ciudadanos porque todos enfrentamos las situaciones de manera diferente, pero es importante que busquen ayuda o consejería para seguir adelante y superar esa condición”, expresó Rolando López, psiquiatra del centro de salud mental San Juan de Dios.

En las consultas psicológicas de los hospitales públicos, incluido el centro de atención mental San Juan de Dios, se atiende un promedio de 10 pacientes con alguna de estas alteraciones mentales.

“El 50% de los pacientes con depresión o ansiedad necesitan medicarse para controlar esas patologías”, explicó López.

Estas patologías no son solo de adultos, también los adolescentes presentan cuadros clínicos de trastornos.

Magdalena Turcios, psicóloga adolescente del Mario Rivas, refirió que la tristeza y depresión lleva a los jóvenes a tomar fatales decisiones, muchas veces provocadas por la violencia de la que son víctimas en las escuelas o colegios.