Para saber

El gobierno de Xiomara Castro otorgó en junio un reconocimiento a Daniel Ortega por haberlos apoyado durante el golpe de Estado de 2009 suscitado en Honduras.

Tegucigalpa. Honduras fue uno de los cuatro países que se abstuvo de votar en la Organización de Estados Americanos (OEA) para condenar las violaciones a la ciudadanía, prensa e iglesia en Nicaragua a manos del régimen de Daniel Ortega.

Durante el Consejo Permanente de la OEA, un total de 27 países votaron a favor de la condena mientras Honduras, México, El Salvador y Bolivia se abstuvieron.

Diversos sectores, entre ellos la Iglesia, criticaron la postura de Honduras y llamaron a condenar las sendas violaciones de derechos humanos a manos de Ortega.

Ayer, el canciller Eduardo Enrique Reina justificó la postura de Honduras aduciendo que el actual gobierno no se entromete ni interviene en problemas internos de otras naciones.

“La posición del gobierno de la presidenta Castro es muy clara, somos un país que respeta principios internacionales como el de no intervención en asuntos internos de otros Estados y la autodeterminación de los pueblos”, adujo Reina. Enfatizó que Nicaragua es un país amigo y respetarán los temas internos.

“Tratamos de tener una relación importante sobre todo con nuestros vecinos sin olvidar que son países con los que tenemos una importante relación humana y comercial, respetamos los temas internos con los países amigos y hermanos”, puntualizó.