27/09/2022
12:05 AM

Más noticias

Exhortan al Gobierno de Honduras a no tolerar violaciones de Daniel Ortega

Al igual que el gobierno anterior, la actual administración de Honduras no apoya las resoluciones contra las violaciones de derechos humanos en Nicaragua.

SAN PEDRO SULA. El Gobierno de Honduras, que promueve internamente el respeto a las libertades individuales, está a tiempo de girar la política exterior que la administración anterior mantuvo con el régimen de Daniel Ortega, señalado por todo el continente de violar los derechos humanos en Nicaragua.

Este es el punto de vista de líderes de la Iglesia Católica de Honduras, políticos que han simpatizado con la presidenta Xiomara Castro, exdiplomáticos y académicos que reprochan la actitud de la delegación hondureña en la Organización de Estados Americanos (OEA) que, como en los tiempos de la administración anterior, opta por abstenerse sobre el tema nicaragüense.

El viernes anterior, el Consejo Permanente de la OEA, con 27 votos a favor, 1 en contra, 2 ausencias y 4 abstenciones (México, El Salvador, Honduras y Bolivia) aprobó la resolución “La situación en Nicaragua” con la cual resolvió “condenar enérgicamente el cierre forzado de organizaciones no gubernamentales, así como el hostigamiento y las restricciones arbitrarias de organizaciones religiosas y de las voces críticas del gobierno y sus acciones en Nicaragua”.

Claves

- Izquierda dividida: Argentina, Chile y Perú no apoyan a Daniel Ortega. México, Honduras, Colombia y Bolivia evitan condenarlo.

- Nicaragua sirvió de refugio para algunos hondureños, igualmente lo está haciendo ahora con el gobierno pasado, dicen los expertos.

Monseñor José Antonio Canales, obispo de Danlí, El Paraíso, le dijo a Diario LA PRENSA que espera que el “Estado de Honduras tenga una posición digna y justa, más real y de acuerdo con el respeto a derechos elementales, como la libertad de expresión, esta no es la única vez, Nicaragua estará en el tintero por largo tiempo”.

“Hemos quedado sorprendidos con lo que ocurrió en la OEA la semana pasada. Es sorprendente porque 27 países del continente votaron a favor de una resolución que pide al gobierno ilegítimo de Nicaragua la liberación de los presos políticos. Honduras se abstuvo. Nos preguntamos, ¿cómo es posible que Honduras no se sume a algo que tiene que ver con la declaración universidad de los derechos humanos?Abstenerse es dar apoyo. Este es un desacierto más de la política exterior del actual gobierno hondureño”.

El obispo advierte que el recrudecimiento de las medidas represivas del régimen inevitablemente tendrá un impacto directo e indirecto en el territorio y la sociedad hondureña.

“Históricamente, El Paraíso ha vivido las repercusiones cuando Nicaragua ha estado convulsa. Cuando la guerra civil de los sandinistas contra Somoza, miles de nicaragüenses se refugiaron en Honduras. Cuando terminó la dictadura, vino la contrarrevolución y tuvieron que hacer campamentos de refugiados”, dijo.

Ortega mantiene una cruzada contra líderes de la Iglesia que ha llevado a la expulsión del representante del Vaticano, Waldemar Stanislaw , y el confinamiento por parte de la policía del obispo de Matagalpa, Rolando Álvarez, en el Palacio Episcopal.

Represión

Arturo McFields, exembajador de Nicaragua en la OEA, le explicó a Diario LA PRENSA que la ola represiva en Nicaragua cada vez se agranda pese a las condenas internacionales.

“Ha encarcelado a tres sacerdotes, tiene en casa por cárcel a un obispo, a otro obispo lo tiene exiliado, ha expulsado a 18 monjas misioneras de la Caridad de la Orden Madre Teresa de Calcuta que las ha expulsado como criminales”.

McFields lamenta que el gobierno hondureño (al abstenerse en la OEA) le cubra las espaldas al régimen de Ortega que “está llevando a Nicaragua a un Estado fallido”.

La posición del gobierno , según él, “es una alerta temprana para el pueblo hondureño porque cuando se apaña a dictadores es porque en el fondo se les quiere imitar”.

“La región centroamericana sufre de un cáncer metastásico conocido como la orteguización. Esa orteguización está avanzando demasiado rápido en Centroamérica y lo vimos cuando Centroamérica, de manera unánime, aprobó al candidato de Ortega para la secretaría general del Sica. Toda la región le entregó la corona en bandeja de plata a un dictador”, dijo.

" Si usted ve que está pasando algo allá y no lo condena, es para que en el futuro a usted no lo condenen. "

El 11 de agosto, los países que integran el Sistema de Integración Centroamericana (Sica) eligieron como secretario general a Werner Vargas, el último candidato propuesto por Ortega para ocupar ese órgano.

En 2017, los miembros del Sica acordaron rotar el cargo de secretario y determinaron que Nicaragua sería el país que nominaría al sustituto del guatemalteco Marco Vinicio Cerezo.

Graco Pérez, experto en relaciones internacionales, considera que el gobierno de Honduras, con la abstención, apoya al régimen y pareciera que “está siguiendo la línea de México desde la Cumbre de las Américas” para debilitar la OEA y fortalecer la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) con ese país al frente.

Sin embargo, “desde diciembre de 2021, siendo presidente Juan Orlando Hernández, hubo una votación en la OEA sobre las elecciones en Nicaragua y Honduras se abstuvo. En mayo de 2022, cuando hubo una toma de las instalaciones de la OEA por el gobierno de Ortega, Honduras se abstuvo. En agosto de 2022, cuando hay persecución contra la Iglesia, cierres de oenegés, cierres de medios de comunicación, Honduras se abstuvo”, explicó.

Honduras se abstuvo en la OEA en un momento que hay un nuevo presidente en Colombia, el izquierdista Gustavo Petro, país con el cual “Honduras tiene frontera independientemente de que se ratifique el tratado marítimo con Nicaragua (firmado por Hernández y Ortega)”, además, hay una disputa en el Golfo de Fonseca con El Salvador y la presencia de potencias de fuerzas extrarregionales en Nicaragua, como Rusia y China”.