La Ceiba, Honduras.

Los más de cinco kilómetros de playa que se extienden entre las desembocaduras de los ríos Danto y Bonito, en el sector Bonitillo, son una de las nuevas propuestas turísticas que intentan promover los dirigentes de esta otrora zona “caliente” de La Ceiba.

Sus playas anchas, la abundancia de agua dulce y su paisaje rural permitió hace más de una década que a esta zona llegaran inversiones privadas, como la construcción de complejos deportivos, hoteles y restaurantes; pero estos negocios se esfumaron debido al establecimiento de bandas criminales que se disputaron a sangre este territorio. Hoy, la historia de esta zona es diferente.

“Estamos dispuestos a recibir la cantidad de turistas que deseen visitar nuestro sector, ya que ahora Bonitillo, después de haber sido unos de los más conflictivos a nivel nacional, es uno de los más seguros”, manifestó Rely Mencía, presidente del sector organizado de Bonitillo, una zona que aglutina a más de una decenas de colonias.

La Policía mantiene constantes operativos en la zona. Fotos: Javier Rosales
“Tenemos unas playas muy hermosas, podríamos decir las más bonitas de La Ceiba, ya que no están contaminadas. Invitamos al turista local y nacional a que vengan a nuestro sector a divertirse y disfrutar de las barras de agua dulce que tenemos”, invitó Mencía.

La situación de esta zona es distinta a la de hace cinco años: debido al clima de violencia su población se redujo a un 30%, pues muchos tuvieron que salirse por temor; ahora han regresado a sus casas. “Bonitillo ya no es una historia de terror, de temor, miedo e inseguridad, ahora es una historia de tranquilidad, de paz y oportunidades. Ahora hemos recuperado en un 100% la población que se nos había ido por temor”, remarcó el dirigente.

Las playas se encuentran a 4.5 kilómetros de la CA-13, frente a la base aérea de La Ceiba, y el acceso está pavimentado en un 90%. “El lugar es muy seguro, ya no es como antes. Gracias a Dios, el ambiente ahora es tranquilo; nosotros mantenemos patrullajes las 24 horas del día”, opinó el sargento José Sarmiento, encargado de la posta que mantiene Fusina en este sector.