29/05/2024
08:13 AM

Mayoría de rutas en San Pedro Sula no pide antecedentes a motoristas y ayudantes

Según Vialidad y Transporte, es responsabilidad de las empresas exigir récord de manejo, antecedentes penales y policiales.

San Pedro Sula, Cortés.

Los antecedentes penales y policiales son dos documentos indispensables para conocer el perfil de una persona que busca empleo, pero en muchas empresas de transporte no son solicitados, lo que vulnera la misma seguridad del usuario.

La inseguridad no solo predomina en los barrios y colonias de las principales ciudades hondureñas, también los autobuses se convierten en una puerta de entrada que representa un peligro latente. Todo se genera desde asaltos, el sicariato y la aparente forma descontrolada con la que se maneja el sector transporte, siendo el pasajero el más perjudicado.

Las autoridades de Vialidad y Transporte mencionaron que la mayoría de rutas, y en muchos casos, las más buscadas por el ciudadano en San Pedro Sula, no pide los antecedentes penales y policiales, aún teniendo a su cargo un servicio elemental en favor de la población hondureña.

A su vez, argumentaron que pese a que ya identificaron gran parte de ellas, no pueden hacer nada, debido a que son las mismas empresas de transporte las que están obligadas a hacerlo.

Lea también: Accidentes dejan 30 muertos a la semana en Honduras

'Nosotros hacemos operativos, pero no andamos el sistema a mano que indique si un motorista o ayudante tiene los antecedentes manchados o no. Es responsabilidad del empleador, él o ellos están obligados a pedirlos porque en algunos casos quien conduce es delincuente y por eso se generan varios de los asaltos, ya hay una complicidad, lo mismo sucede con ciertos ayudantes y al final se pone en riesgo al pasajero', dijo a LA PRENSA, Ever Leiva, jefe nor-occidental de la Sección de Investigación de Accidentes de Tránsito (Siat).

Transporte público en San Pedro Sula
Más de 10,798 unidades entre buses, 'rapiditos', taxis y mototaxis circulan en la ciudad industrial de Honduras. De estos, un poco más de 4,000 son buses urbanos e interurbanos, según datos del Instituto Hondureño de Transporte Terrestre (Ihtt).
-Algunas rutas en San Pedro Sula-

La ruta centro - Universidad Nacional Autónoma de Honduras en el Valle de Sula (Unah-vs) tiene 32 autobuses, como tal, 32 motoristas y ayudantes, ganando entre 300 a 500 lempiras diarios.

Su jornada inicia a las 5:00 am y termina a las 9:00 pm, durante todas estas horas trasladan en su mayoría, a estudiantes universitarios. 'Aquí para contratar a alguien le pedimos antecedentes penales y policiales, una forma de saber quién es realmente el candidato. El 75% de nuestros buses están asegurados, pues el resto ya son viejos y son manejados por sus dueños', mencionó a LA PRENSA un despachador, quien no quiso divulgar su nombre.

Foto: La Prensa

Los buses que se conducen desde el centro a la Unah-vs son de los que más transportan pasajeros todos los días.
El trabajador del transporte público recordó que el sábado es el día que con frecuencia los conductores llegan bajo los efectos de alcohol o drogados, y adujo que cada vez que eso sucede aplican un castigo de 10 o 15 días de suspensión.

'Nuestros motoristas saben que tienen que cuidar el negocio, manejan con cuidado y por eso son pocos los accidentes que han ocurrido. Antes se daban casos que los dueños ponían a manejar a su hijo menor de edad, pero eso ya no pasa aquí, ahora es elemental que tenga una edad mínima de 25 años', agregó.

Solicitud de documentos
El valor de la hoja de antecedentes policiales es de 200 lempiras, pero los menores de 25 años no pagan, ya que por lo general es para estudiar o trabajar por primera vez. Mientras que la de antecedentes penales tiene un costo de 50 lempiras si es para constancias de estudio, 150 lempiras para contraer matrimonio o para trabajar y 200 lempiras para otros usos locales o en el extranjero.
El despachador sí confirmó que son varias las licencias decomisadas todos los días a sus conductores, pero argumenta que es por los constantes enbotellamientos en el centro de la ciudad.

La ruta Planeta - centro tiene 35 buses. 'Las horas más agitadas son de 6:00 am a 8:00 am y de 3:00 pm a 7:00 pm, la gente no entiende que debemos pagar motorista, combustible, tarifa, si no corrés no hacés nada', pronunció uno de sus motoristas.

Uno de los cuatro despachadores de esta ruta aseguró que de momento solo hay mayores de 25 años conduciendo las unidades. Afirmó que los requisitos que piden para darle trabajo a alguien es que primero conozca el gremio y que sea recomendado, ellos no ven necesario que les entreguen antecedentes penales y policiales.

'Hay un descontrol en las calles, necesitamos que hayan cursos de cómo conducir, así como para los peatones, porque aquí los policías de Tránsito y municipales no hacen nada', detalló don Anselmo (62), un hombre con muchos años de experiencia en el rubro.

La ruta López Arellano - Centro tiene 90 'rapiditos'. 'Aquí solo se contrata si la persona nos muestra la licencia pesada, los antecedentes penales y policiales. No hay menores de edad trabajando, durante un tiempo sí hubo por las excesivas tarifas y porque los dueños ponían a sus hijos, pero eso ya se reguló', enfatizó Fermín, despachador.

Foto: La Prensa

Los buses de la ruta 7 son de los de mayor presencia en las calles de San Pedro Sula.
'Hace poco le cancelaron la licencia por seis meses a un compañero en Río Blanco, porque andaba bebido y llevaba pasajeros. Aunque nosotros nos conocemos bien y estamos pendientes, es difícil de controlar', agregó Fermín.

'Hay gente que dice que uno va muy despacio y que nunca van a llegar, otros piden velocidad porque necesitan desplazarse con urgencia, entonces, uno no queda bien con nedie', declaró un motorista de La Lima.

En la ruta de La Lima - Centro funcionan 21 buses y los encargados adujeron siempre solicitar los antecedentes penales y policiales. 'Aquí no hay alguien que tenga problemas con la ley, pues les preguntamos de dónde son, que tenga experiencia y los respectivos documentos', destacó Marvin Estévez, un despachador con siete años en el rubro.

-Reacciones-

'Los motoristas de rapiditos no tienen respeto, aunque otros vehículos tengan preferencia en muchos casos, ellos se pasan el alto y por eso es que se produce tanto accidente. Al no sentirnos seguros en estos buses lo mejor es buscar otras opciones aunque sea mas caro', puntualizó Wálter Rivera, estudiante de Biología de la Unah-vs.

'Yo vengo desde Villanueva y siento que tengo mi vida en un hilo cuando voy en esos buses porque manejan a mucha velocidad, pero la necesidad nos obliga', comentó Andrea Perdomo, estudiante de Medicina en la Unah-vs.

-Vialiad y Transporte-

'Los días jueves, viernes y sábado es cuando hacemos pruebas de alcoholemia para asegurarnos que todo esté bien. Estamos trabajando en puntos estratégicos por la imprudencia del conductor, que es la principal causa de los accidentes viales en Honduras', expresó en comisario Villatorio, de la Dirección Nacional de Vialidad y Transporte (Dnvt) en San Pedro Sula.

Sépalo
-El parque vehicular en San Pedro Sula es de casi 300,000 carros, según datos de la Dirección Nacional de Vialidad y Transporte.
-Los departamentos con mayor incidencia de víctimas por accidentes son: Cortés, Francisco Morazán y Atlántida, según Vialidad y Transporte
'En mi caso, la mayoría de motoristas que he requerido es porque no andan los documentos, casi nunca porque sean menores de edad quienes conducen. Lo de los adolescentes se da más que todo en los mototaxis, pero se nos dificulta intervenir allí por falta de personal, si andamos pendientes de ellos, entonces descuidaremos el resto', agregó el uniformado.

De acuerdo con Villatoro, actualmente hay 234 policías trabajando en San Pedro Sula, pero el 80% funciona para investigación de accidentes y lo que queda es para vigilar las calles es poco.

Mientras tanto, Jorge Lanza, uno de los principales dirigentes del sector transporte en Honduras, lamentó la situación que se vive con muchos de los encargados de autobuses en ciudades como San Pedro Sula.

'Son personas que andan buscando más dinero para ellos y no tanto para el dueño de la unidad. No voy a defender lo indefendible, pero estamos tratando de llegar a un sistema prepago, una forma clave para que ellos ya no anden el dinero en sus manos y ayudará a tener un horario más establecido, ordenado y que evite que manejen de forma descontrolada los buses', concluyó Lanza.