08/08/2022
08:31 PM

Más noticias

Adopciones sin ningún control se daban en el Ihnfa

El informe de la Comisión Interventora confirmó muchas de las anomalías detectadas en 2003 y 2011.

Tegucigalpa, Honduras.

El informe de la comisión interventora del Instituto Hondureño de la Niñez y la Familia (Ihnfa) confirmó muchas de las anomalías detectadas durante las auditorías que se realizaron a esa institución durante los Gobiernos de Ricardo Maduro (2002-2006) y Porfirio Lobo Sosa (2010-2014).

El documento presentado por la comisión integrada por el presidente Juan Orlando Hernández recoge muchos de los hallazgos contenidos en las auditorías e investigaciones efectuadas en 2003 y en 2011 durante los Gobiernos de Ricardo Maduro y Porfirio Lobo.

Entre otras cosas, el documento precisa que el 62% del personal no estaba capacitado y se dedicaba a labores operativas y solo el 8% tenía formación universitaria.

Además, se encontró que la institución desconocía el nivel académico de 491 personas (más del 51% del total de empleados), lo que constituía una grave deficiencia en la gerencia y gestión por parte del departamento de Recursos Humanos.

Igualmente, determinó que cerca del 91.2% del personal hacía tareas operativas, y menos del 10% desempeñaba tareas técnicas para mejoramiento de los servicios institucionales.

También se detectaron irregularidades en los procesos de adopción, desarrollados sin observar los requisitos legales que para tal efecto establece el Reglamento de Adopciones.

Asimismo, se detectó que algunas agencias de adopción no estaban debidamente adscritas a la Secretaría General del Ihnfa, ni registradas en la Secretaría del Interior y Población.

Del mismo modo, se confirmó el mal manejo de la representación legal en los procesos judiciales por parte del personal jurídico de la institución, que pusieron en riesgo el derecho de propiedad de valiosos bienes inmuebles que forman parte del patrimonio de la institución y que según inventario ascienden a la cantidad de 90 inmuebles en 15 departamentos del país.

A 2011, los niños atendidos por el Ihnfa se estimaba en unos seis mil, lo que en comparación a los más de 1,300 empleados que tenía a la fecha la institución, daba una cobertura de seis empleados por cada infante.

Para ese año, además se reportaron condiciones infrahumanas, sobre todo en los centros de internamiento, por lo que se recomendó de forma urgente proceder a la reparación, acondicionamiento y equipamiento básico requerido en los centros para mejorar las condiciones de los infantes. Por otro lado, el informe detalla la existencia de una fuerte debilidad del proceso de supervisión por parte del Ihnfa de la labor que llevaban a cabo las ong que asisten a los niños, lo que trajo como consecuencia la constante violación a sus derechos humanos.

Seis meses de transición

El pasado miércoles, el presidente en Consejo de Ministros aprobó la disolución Ihnfa y dio vida a la Dinaf (Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia) con el fin de mejorar la atención a la niñez y juventud en situación de vulnerabilidad y riesgo social.

Felipe Morales, director de la institución, indicó que la transformación de la entidad es un proceso que se ha venido trabajando desde hace tiempo atrás, pero el nuevo cambio tardará aproximadamente seis meses.

“Esto es un proceso que no necesariamente se inicia ahora, es algo que se inició hace 4 o 5 meses, parte de este proceso es la emisión del decreto de tal manera que todo el tiempo atrás se han estado analizando los pros y contras de estas medidas”, expuso.

Con la decisión del Ejecutivo en Consejo de Ministros se notificó que se pondrán a disposición al menos 500 millones de lempiras para agilizar las acciones orientadas a la atención de los menores en riesgo social.

“En un principio se están liberando cerca de 500 millones de lempiras que sean exclusivamente para atender la niñez”, señaló Ebal Díaz.

El decreto de supresión establece que se procederá a la terminación de todos los contratos de trabajo vigentes, con el reconocimiento a favor de los trabajadores de las prestaciones e indemnizaciones laborales a que hubiere lugar en derecho.

Para tales efectos, la Secretaría de Finanzas garantizará la provisión oportuna de los recursos presupuestarios que se requieren para pagar el pasivo laboral del Ihnfa, sin perjuicio de los convenios de pago que pudieran suscribirse con los trabajadores ante la autoridad del trabajo correspondiente.

Incertidumbre

La noticia de la supresión del Ihnfa cayó como un balde agua fría a los trabajadores, quienes a pesar de ello se mantenían en sus labores normales, pero con la incertidumbre de lo que les depara el futuro con sus empleos.

Algunos empleados de la institución exteriorizaron su malestar por el hecho de que se diga que más del 90% del presupuesto de la institución se destinaba al pago de salarios que a la atención de los menores.

Sin revelar su identidad, una empleada expuso en voz alta: “Dicen que nosotros nos gastamos más el presupuesto en sueldos, nosotros solo nos dedicamos a trabajar, eso no es así”.

Jorge Alberto Duarte expresó que les preocupa la situación, pero hasta ahora continúan laborando normal porque no han recibido ninguna notificación de despido por parte de las autoridades.

“No hemos tenido notificación de ninguna autoridad, no tenemos ninguna información más que la que ha salido por los medios de comunicación; pero estamos con la incertidumbre, aunque vengamos a laboral en los horarios normales”, aseveró.

Suyapa Tomasa Turcios, jefa de la Unidad de Atención a la Niñez con Derechos Vulnerados, dijo que la situación no deja de inquietar, pero que continuarán trabajando hasta que se les entregue el aviso de cancelación de sus cargos, si así fuere el caso.

Unicef respalda cierre del Ihnfa

La representante en Honduras del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), Cristian Munduate, expresó el respaldo de este organismo para el nuevo rumbo que tomará la protección de la niñez en el país.

Según Munduate, con esta acción el Gobierno da una respuesta positiva a una serie de llamados que por años han hecho las ong en el país en referencia al mal funcionamiento del Ihnfa.

Además de los llamados de atención de los organismos internacionales sobre los retos que el país tiene en protección integral de los niños.

“Unicef va a acompañar los esfuerzos del Gobierno principalmente a través de asistencia técnica y capacitación porque la razón de ser es que los niños de Honduras estén bien, que sus derechos sean garantizados, que estén cuidados, que estén protegidos”, dijo Mundate.

“Niños no quedan desamparados”

En San Pedro Sula hay alrededor de seis mil niños diseminados en organizaciones no gubernamentales del Valle de Sula y centros del Ihnfa, quienes han sido víctimas de maltrato y abandono.

René Arita, director regional del Ihnfa, dijo que con la transición de la institución los beneficiados serán los niños porque se fortalecerán los programas.

“Se proyecta mayor acercamiento con las ong de la zona para poder ingresar niños a sus instituciones y que los menores sean mejor atendidos”, explicó el funcionario.

Con los nuevos cambios también los centros del Ihnfa serán apoyados con mayor financiamiento. “Con la transición no significa que los niños que están en nuestro poder quedan desamparados, es lo contrario, porque tenemos órdenes precisas del presidente Juan Hernández en enfocarnos más en la protección de los menores”, expresó.