Maquila, construcción y agro, pilares del empleo en Honduras

Maquila cerró 2020 con 5,000 empleos adicionales, y este año creará unos 7,000.

Desde la primera semana de este año, cientos de jóvenes se han agolpado frente a los portones de las maquilas buscando un empleo.
Desde la primera semana de este año, cientos de jóvenes se han agolpado frente a los portones de las maquilas buscando un empleo.

San Pedro Sula, Honduras.

La maquila, agricultura y construcción salvarán en 2021 la economía de miles de hogares que el año anterior tuvieron una caída de ingresos económicos sin precedentes por la pérdida de los empleos causada por las restricciones impuestas para controlar la expansión del coronavirus.

El año anterior, según el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), la economía perdió alrededor de medio millón de plazas por el cierre de empresas que no soportaron el prolongado toque de queda que se impuso desde mediados de marzo.

Este año, si la Mesa Multisectorial para la Apertura Económica y Social no opta por un nuevo toque de queda y si el Gobierno inicia la reconstrucción de obras de infraestructura dañadas por Eta y Iota, personas que se encuentran desahuciadas por la incertidumbre ocasionada por el covid-19 recuperarán sus trabajos.

LEA: Nuevas maquilas suman más de L4,216 millones en inversión

La maquila, que afortunadamente cerró el año pasado con unos 170,000 empleos, ofrecerá en San Pedro Sula unas siete mil nuevas plazas laborales en el primer semestre con la apertura de la fábrica de ropa deportiva marca Nike, denominada Proyecto Arena, desarrollado por el Grupo Kattán y Tegra Global con una inversión superior a los mil millones de lempiras.

Jesús Canahuati, directivo de la Asociación Hondureña de Maquiladores (AHM), le informó a Diario LA PRENSA que “el grupo económico que el año pasado comenzó a construir el Proyecto Arena de Nike, en el sector Polvorín de San Pedro Sula, empezará a contratar personas. También hay ampliaciones de fábricas en Choloma y en Green Valley, Quimistán” que aportarán nuevas plazas laborales; pero “estas oportunidades se van a concretar si nos aseguramos de que Honduras siga siendo competitivo”.

mc-empleos-110121 (2)(800x600)
El coronavirus afectó en 2020 a todos los sectores; sin embargo, permitió la apertura de negocios que antes no existían y los cuales ahora ofrecen nuevas plazas laborales, como el servicio de entrega a domicilio en las grandes ciudades y las fábricas de equipo médico de protección personal.

“Este año el mercado de Estados Unidos, especialmente en las prendas que elabora Honduras y en arneses, está bastante fuerte. Esperamos buenas oportunidades de crecimiento en el año. Tenemos muchos retos, la competencia está muy fuerte: los países asiáticos han congelado los salarios, han devaluado sus monedas; en Honduras hay un aumento importante del salario mínimo en la industria de la maquila que ya estaba negociado por cinco años, hay una revaluación de la moneda que pone en dificultades competitivas a la industria.

En realidad, Honduras ya es un país caro y esto presenta dificultades. Estamos trabajando en una estrategia para volver al país competitivo en energía eléctrica, logística y producción”, dijo.

El año anterior, de acuerdo con Canahuati, esta industria cerró con cinco mil nuevos empleos; además, hubo “ampliación de rubros que en el país no estaban consolidados, como los fabricantes de productos médicos de protección personal. Hubo inversiones importantes de empresas de Estados Unidos y empresas locales en ese rubro, hubo crecimiento en el sector de arneses y eso es una bendición y es algo formidable porque tuvimos un año de pandemia y de huracanes”.

Situación

Honduras empezó 2020 con un registro de 3,979,761 personas trabajando, según el informe denominado COVID– 19 y el mundo del trabajo: punto de partida, respuesta y desafíos en Honduras de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que posteriormente, con la propagación del coronavirus, entraron en una zona de riesgo, es decir, de ser despedidas por las medidas restrictivas que llevaron a una reducción de por lo menos 9% del producto interno bruto (PIB).

En ese análisis, la OIT advirtió que los sectores con mayor participación en el mercado laboral, la industria manufacturera (13.5%), comercio y reparación (19.1%) y agricultura, ganadería y pesca (30.5%), estaban en la franja que, por la crisis desatada por el covid-19, podrían perder una importante cantidad de empleos.

zc-speedy1-160720(800x600)
El coronavirus afectó en 2020 a todos los sectores; sin embargo, permitió la apertura de negocios que antes no existían y los cuales ahora ofrecen nuevas plazas laborales, como el servicio de entrega a domicilio en las grandes ciudades y las fábricas de equipo médico de protección personal.

Gustavo Solórzano, gerente legal del Cohep, le explicó a Diario LA PRENSA que “el año anterior hubo una gran cantidad de empleos perdidos y comenzamos el año con una de las tasas de desempleo más altas de la historia, arriba de 10%, y ese es un mal indicador económico”.

“Estimamos, con los mismos datos de la Secretaría del Trabajo y el Instituto Nacional de Estadísticas, que la Tasa de Desempleo Abierto estará entre 12 y 13%. Eso significa que hay entre 450,000 y 550,000 personas que quedaron desempleadas. La tasa de subempleo también es muy alta, arriba del 60%, el empleo formal nos queda por debajo del 20%.

Únicamente dos de cada 10 hondureños están con condiciones de un empleo digno”, dijo Solórzano. “Como dicen los economistas, estos son quiebres del mercado laboral y los tenemos que corregir”.

lg 30maquila2 301220.1(800x600)
El coronavirus afectó en 2020 a todos los sectores; sin embargo, permitió la apertura de negocios que antes no existían y los cuales ahora ofrecen nuevas plazas laborales, como el servicio de entrega a domicilio en las grandes ciudades y las fábricas de equipo médico de protección personal.

Solórzano advirtió que las nuevas inversiones que realice el sector privado para generar plazas laborales dependerán “de las condiciones que se puedan dar porque Honduras comenzó 2021 en medio de la incertidumbre” debido al aumento de las cifras de coronavirus.

Sin embargo, “ya no es una opción cerrar de nuevo la economía”.

Las cifras del empleo de 2020, las cuales aún no han sido confirmadas por las autoridades gubernamentales, contrastan con las de 2019, por ejemplo, la Tasa de Desempleo Abierto llegó a 5.7% el año antepasado, la Tasa de Subempleo Visible se ubicó en 10.6% y la Tasa de Subempleo Invisible en 50%, según el Instituto Nacional de Estadísticas.

Pilares

Dentro de las condiciones actuales, Jorge Interiano, miembro del Colegio Hondureño de Economistas (CHE), estima que la maquila y la construcción serán dos pilares importantes que sostendrán el mercado laboral “si el Gobierno impulsa la reconstrucción de puentes, carreteras y vivienda popular”.

“Para que los hondureños logren un trabajo, el Gobierno tendrá que atacar la corrupción gubernamental para que haya un despegue económico del país que permita que se pueda reactivar la pequeña empresa y otros importantes sectores. Es necesario un cambio de modelo económico en el país.

El Gobierno debe invertir en la generación de empleo porque no tenemos capital, pero sí nos sobra tierra y mano de obra no calificada.

Por lo tanto, deben crear un incentivo para los sectores agrícola, ganadero y agroforestal, los cuales generan la mayor cantidad de empleos”, dijo.

De no haber un nuevo toque de queda que afecte la circulación de personas y mercancías, los productores agropecuarios les prometen a los desempleados que crearán nuevas oportunidades siempre que logren apoyo del sistema financiero nacional.

“Afortunadamente en 2020, el sector agropecuario no fue tan afectado por la pandemia, siempre estuvo produciendo, tuvo algunas dificultades en la comercialización al inicio de la pandemia, pero a medida que regularon la asistencia a los supermercados, el comercio se reactivó.

Lastimosamente, las tormentas afectaron a muchas unidades productivas, como la palma, banano, caña de azúcar, ganadería e industrias de la avicultura”, dijo Anabel Gallardo, presidenta de la Federación Nacional de Agricultores y Ganaderos de Honduras (Fenagh).

La creación de nuevos empleos en el agro, desde el punto de vista de Gallardo, es factible porque “la población siempre tiene necesidad de alimentos, y los mercados de exportación siempre están abiertos”. Dijo que este sector se puede fortalecer si logra “condiciones de financiamiento para reactivar las unidades productivas en las zonas afectadas por las tormentas”.

La Prensa