El Congreso libera de delitos a dueños de medios y altos oficiales

El CPH dijo anoche que se sigue castigando y criminalizando la libertad de expresión.

/

Tegucigalpa, Honduras

El Congreso Nacional derogó anoche dos artículos del nuevo Código Penal en uno de los cuales -el 28- se deducía responsabilidad penal a los dueños de medios de comunicación por los delitos de difamación o calumnia cometidos por el coordinador de un espacio contratado.

El otro artículo, el 153, hacía responsable también a un alto oficial de un cuerpo armado cuyo subalterno haya cometido violación de los derechos humanos.

En este último caso, el diputado del partido Libre, Jari Dixon, dijo que es “injusto que este Congreso esté eximiendo de responsabilidad a militares en violación de derechos humanos, el mensaje que está dejando el Congreso es nefasto para Honduras y el mundo”.

Sobre el particular, el presidente de este poder del Estado, Mauricio Oliva, defendió la liberación de responsabilidad del alto oficial, sobre todo si este no está enterado de la falta cometida por sus subalternos.

Sobre el artículo 28 relacionado con la liberación de responsabilidad al dueño del medio, el presidente del Congreso puso el siguiente ejemplo: “Si un periodista comete un error de difamación o de calumnia contra determinada persona, el medio no es solidario con él”.

Aclaró Oliva que siguen vigentes los delitos de calumnia y difamación y estos no se pueden derogar y pasar al fuero civil, como lo demanda el Colegio de Periodistas de Honduras (CPH), porque no ha logrado el consenso. “No he logrado el consenso, estoy tratando de construirlo porque desgraciadamente hay mucho sesgo en esto, sobre todo los que se sienten ofendidos”, expuso.

El presidente del CPH, Dagoberto Rodríguez, criticó que el Congreso “siga criminalizando y castigando con cárcel la libertad de expresión, esa reforma solo exonera la cadena de mando de medios, pero deja expuestos a comunicadores y periodistas. En términos claros, seguimos igual”. El nuevo Código Penal entra en vigor el 10 de mayo.

La Prensa