Organismos humanitarios indican violencia afecta salud mental de hondureños

Los trastornos de depresión, ansiedad y pensamientos suicidas son los más frecuentes entre los hondureños.

Hasta agosto de 2019 en Honduras se registraron 41 masacres.
Hasta agosto de 2019 en Honduras se registraron 41 masacres.

Tegucigalpa, Honduras.

La violencia afecta el bienestar emocional de los hondureños e influye en el desarrollo de patologías mentales, alertaron este jueves en Tegucigalpa el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y la organización internacional Médicos sin Fronteras (MSF).

En la inauguración del Primer Foro Internacional Sobre Salud Mental y Violencia, el jefe de misión del CICR en Honduras, Alexandre Formisano, dijo a Efe que la violencia tiene efectos "invisibles" en las personas.

"La violencia tiene un impacto muy fuerte y afecta el bienestar emocional y físico de las personas", subrayó Formisano, quien inauguró el foro con el representante de MsF, José Antonio Silva, con motivo del Día Internacional de la Salud Mental.

Agregó que la violencia puede provocar heridas "devastadoras" en la salud mental de los hondureños, principalmente los desplazados y migrantes.

Los trastornos de depresión, ansiedad y pensamientos suicidas son los más frecuentes entre los hondureños, detalló Formisano.

El jefe de misión del CICR destacó la necesidad de reconocer que la salud mental es "tan importante" como la salud física en situaciones de violencia y conflictos.

Dijo además que se debe generar capacidad en los servicios de salud en Honduras para "responder ante esta problemática y que las víctimas de la violencia y los afectados en su salud mental puedan contar respuestas".

"Es importante que (la atención) se haga a tiempo, de lo contrario, se puede tener un impacto en las decisiones que pueden tomar las personas porque cuando están en una situación de gran afectación en salud mental no siempre son capaces de tomar las mejores decisiones y eso hace que los problemas se agraven", explicó Formisano.

Señaló que el CICR trabaja con familias de hondureños desaparecidos y con la Red Nacional de Salud Mental y Apoyo Psicosocial, una iniciativa que también apoya la Pastoral de Movilidad Humana, una organización de la iglesia católica de Honduras.

El CICR apoya de forma técnica y financiera a una red de psicólogos que trabajan con víctimas de desplazamiento, familias de personas desaparecidas e inmigrantes retornados que han sufrido lesiones en la ruta hacia los Estados Unidos.

El representante de MsF coincidió con Formisano en señalar que la violencia tiene un impacto directo en la salud mental de los hondureños.

En declaraciones a Efe, señaló que los jóvenes y las mujeres son los "más afectados" por enfermedades mentales.

Destacó también la importancia de visibilizar el problema e incentivar el "trabajo articulado" entre las instituciones del Estado y organizaciones.

El representante de la organización internacional indicó que en Honduras faltan recursos para contratar profesionales que ayuden a las personas con problemas de salud mental.

En Honduras, MsF trabaja con víctimas de la violencia y sobrevivientes de agresiones sexuales y muchas de ellas llegan a padecer una enfermedad mental "si no se aborda a tiempo", agregó.

La tasa de psicólogos en Honduras en relación con su población es de menos de un profesional por cada 100.000 habitantes, según cifras del organismo internacional.

"Creemos que esa tasa es insuficiente, es una oferta institucional que no responde a las necesidades que se presentan en el país", subrayó el especialista de MsF.