San Pedro Sula, Honduras.

El cambio climático no contribuye en nada al creciente interés que despierta el aromático en el mercado asiático y los productores temen que no podrán satisfacer la demanda.

Así lo expuso ayer Joaquim Brando, asesor técnico de la compañía Pinhalense, quien junto con Seagro ofrecieron una capacitación a diferentes representantes de empresas agroindustriales del país.

Por el lapso de dos horas, los asistentes conocieron de primera mano las innovaciones tecnológicas en el proceso de café y cacao.

“En un congreso celebrado en Milán, Italia, hace un mes, se pronosticó que el consumo de café crecerá entre 40 millones y 50 millones de sacos. La pregunta es ¿quién va a suplir esto? No me pregunten, porque nadie lo sabe”, dijo Brando.

El crecimiento de la demanda global de café se está desacelerando porque las economías emergentes enfrentan cada vez más contratiempos, lo que pone en suspenso la posibilidad que Brasil supere a Estados Unidos como máximo consumidor mundial.

Sin embargo, el mercado del grano ha mantenido la expectativa que la rápida expansión económica de Brasil en los últimos años llevaría al país sudamericano a superar a Estados Unidos como principal consumidor, mientras se mantiene como el mayor productor mundial de café.

Asia sigue encabezando la creciente demanda del grano, pero los temores por la desaceleración económica en China limitarían las tasas de expansión registradas en los últimos años.