Redacción

Reportes de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS) revelan que un millón 64 mil hondureños están en la central de riesgos, lo que refleja un incremento de 15% interanual en relación con junio de 2014.

La mayor parte de los hondureños que están en la central viven en Francisco Morazán, representando el 40% de la cifra. Le sigue Cortés con el 20% del porcentaje.

Foto: La Prensa

Contrario a los perjuicios de la mayor parte de la ciudadanía, la central de riesgos no es más que una oficina que maneja un sistema de información crediticia. La figura se creó a partir de la Ley de la CNBS.

LEA: Mitos y verdades sobre las centrales de riesgo

Estos datos reflejan el historial de créditos de las personas, con el objetivo de garantizar la solidez del sistema financiero nacional.

Sin embargo, cuando un usuario obtiene créditos en casas comerciales y no cumple con sus respectivas obligaciones y cae en moras, la central de riesgo califica a esas personas como “no elegibles para obtener financiamientos bancarios”.

Mitos y verdades

Para empezar, hay que decir que los morosos no son los únicos que aparecen en una central de riesgos, sino que todas las personas que alguna vez han comprado al crédito, obtenido un préstamo o utilizado una tarjeta de de crédito.

Moras y deudas

Cálculos de la CNBS indican que casi 100,000 hondureños están en la “lista negra”, al no honrar sus deudas a tiempo. Esta cantidad representa el 4% de la cartera crediticia y apenas el 11% del total de clientes en el sistema financiero.

En comparación a 2014, estos datos muestran una reducción del 18%. La cartera de créditos en mora es de L9,426 millones. A mayo de 2015 se han otorgado 852,135 tarjetas. De esas, 105,225 corresponden al rango de L40,000 a L50,000.

“La mayor carga de la deuda está con tarjetas de crédito”, manifestó Lillizeth Vanessa Garay, jefa de División de Central de Información Crediticia (CIC).