Tegucigalpa, Honduras.

La lenta implementación de reformas fiscales podrían frenar el crecimiento económico de Centroamérica, alertó el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) en las recomendaciones de un informe reciente.

“La corrupción afecta las posibilidades de bienestar y crecimiento económico en la región”, subrayó Jonathan Menkos, director del Icefi, durante una exposición celebrada la semana pasada en la capital.

Precisó que la región “camina hacia una política fiscal que va a generar ingobernabilidad” porque la mayoría de los países tienen dificultades para aplicar medidas orientadas a garantizar la sostenibilidad de las finanzas públicas.

Destacó que si bien la economía centroamericana tuvo un crecimiento de casi 4% en 2014, persisten diferencias y retos importantes en cada país, como controlar la deuda pública, que en 2014 alcanzó el 37.4% del producto interior bruto (PIB).

“Necesitamos una política fiscal que no solo se encargue de verse bien ante la coyuntura, sino de funcionar en el mediano plazo y contribuir a la modernización de los impuestos y la administración tributaria”.

Centroamérica, con excepción de Costa Rica, ha aplicado reformas fiscales en los últimos años, pero “no han sido suficientes” para elevar los ingresos públicos, añadió.

La región necesita también implementar reformas que permitan reducir las exoneraciones de impuestos y otros incentivos fiscales y luchar contra la evasión, señaló el especialista del Icefi.

Además sugirió que los países suscriban un “pacto social” que establezca las prioridades de los Estados para cumplir las funciones básicas que están llamados a desempeñar.