Tegucigalpa, Honduras.

Desde mayo de 2012 la Tasa de Política Monetaria (TPM) se ha mantenido en 7%. Su mantenimiento demuestra que el propósito es absorber liquidez y limitar la cantidad de dinero en la economía, provocando una elevación artificial en las tasas de interés del sistema bancario.

Lo anterior significa que si una persona solicita un préstamo en cualquier banco, la tasa de interés que tiene que pagar será mayor cuanto más alta es la tasa líder, lo cual limita el acceso al crédito y la capacidad para generar inversiones.

Hugo Noé Pino, expresidente del Banco Central de Honduras (BCH) considera que mantener la actual tasa “estaría obstaculizando alcanzar niveles de inversión más altos; hay que tomar en cuenta que las tasas de interés en general, de alguna forma se guían por la TPM y no se estaría apoyando un proceso de reactivación económica en sectores tan importantes como la construcción, que es bastante sensible a los cambios en la tasa de interés”.

Sacfrifica productividad

Diversos sectores coinciden en que la TPM actual se ha convertido en un instrumento orientado a fortalecer la acumulación bancaria y ha sacrificado a los sectores productivos.

Pino dijo que “en este momento el BCH debe revisar la política relacionada con la TPM porque algunos factores lo permiten, no solamente el hecho de que el reporte final de la tasa de inflación haya sido menor de 6%, sino que los precios de los combustibles hayan bajado tan drásticamente es un elemento muy importante de la inflación. También el hecho de que el desequilibrio en la balanza de pagos haya bajado”. El reporte final de inflación interanual indica que cerró en 5.8%, por debajo de la meta de 6% fijada por el BCH.

La TPM es el principal mecanismo que utiliza el BCH y consiste en la tasa máxima permitida en la compra de valores gubernamentales en las subastas semanales dirigidas exclusivamente al sistema financiero.

Dicho instrumento indica a los agentes económicos cuál es el propósito del Banco Central sobre el nivel requerido de liquidez en la economía hondureña.