Más noticias

Producción de café está amenazada por cambio climático y bajos precios

La baja cotización del grano aromático en el mercado internacional afecta a la industria cafetalera.

DIRECTIVO. Francisco Ordóñez, presidente del Instituto Hondureño del Café (Ihcafé). Foto: Gustavo Amador/Efe
DIRECTIVO. Francisco Ordóñez, presidente del Instituto Hondureño del Café (Ihcafé). Foto: Gustavo Amador/Efe

TEGUCIGALPA.

La producción de café en Honduras, cuya cosecha 2018-2019 redujo sus ingresos un 16.4%, es amenazada por el cambio climático y los bajos precios, dijo en entrevista con Efe el presidente del Instituto Hondureño del Café (Ihcafé), Francisco Ordóñez.

El calentamiento global supone “una amenaza bastante fuerte” para el café, que representa para el país más del 5% del producto interno bruto (PIB), subrayó.

“Hay mucho que trabajar en mitigación. Es importante que los productores aprendan a adaptarse al fenómeno para contrarrestar los efectos”, agregó el directivo.

Los ingresos por la exportación de café han bajado por el bajo precio del grano en el mercado internacional y manifestaciones derivadas del cambio climático como la prolongada sequía.En la cosecha 2018-2019, que cerró el 30 de septiembre, las ventas de café sumaron 950.1 millones de dólares, 16.4% menos comparado con la temporada anterior de $1,137 millones, según datos divulgados por el Ihcafe.

Además
1-El aromático es la principal fuente de divisas por exportaciones de Honduras, al representar el 30% del PIB agrícola nacional.
2-Alemania, Estados Unidos, Bélgica, Italia y Francia han sido los principales mercados a los que Honduras ha exportado su café en los últimos años.

El precio del quintal de café alcanzó en el ciclo pasado un promedio de 106.9 dólares, mientras que en el período 2017-2018 se cotizó a 120.85 dólares, lo que supone una baja del 11.5%.
Los bajos precios “no le permite al producto de café tener los suficientes recursos para hacer las labores básicas de su finca”, explicó el presidente del Ihcafé.

Insistió en que el cambio climático es “una amenaza para las zonas productoras de café”, por lo que instó a las organizaciones del gremio a buscar un “mecanismo de adaptación” y “organizarse mejor” en cooperativas.

El productor es el que recibe el gran impacto del precio y es el que menos gana en el proceso, resaltó Ordóñez, al abogar por un mercado con mayor justicia. “Los bajos precios no le permite al cafetalero tener los recursos para hacer las labores básicas de su finca”, dijo.