Montevideo, Uruguay.

Confinado y solo se encuentra el entrenador de Real España, Ramiro Martínez. La diferencia es que ahora está en Uruguay, luego de haber cumplido en Honduras tres semanas de cuarentena.

Confiesa que hubo “cierta angustia”, pues antes de lograrlo en dos ocasiones intentó viajar a su país en medio de esta crisis provocada por el coronavirus.

A la espera de abrazar a su familia, ya que no la ha visto, Martínez no piensa en un retorno cercano al país.

__¿Cómo se encuentra?

Sigo con la cuarentena, pero estoy mucho más tranquilo de poder estar en mi país y cerca de todos mis afectos y mi familia. En una situación de estas que uno no sabe el desenlace que puede tener, al menos estar cerca es una de la garantías que necesitaba.

__¿Se había tornado desesperante su situación?

Desesperante no es la palabra, pero sí había una cierta angustia de querer viajar y no poder. Dos o tres veces se me frustró el viaje por no poder enganchar los tramos finales, y este último fue un vuelo humanitario, una casualidad, no fue comercial. La palabra es intranquilo, pues quería estar de este lado.

__¿Hay mucha distancia entre Honduras y Uruguay?

Las distancias son más enormes cuando no hay vuelos en los aeropuertos. Por dos veces no pude venirme porque me faltó el tramo de Sao Paulo a Montevideo. Cuando más pasaban los días, más difícil era concertar otro vuelo, por suerte salió este y tenemos la felicidad de estar aquí.

__¿Cómo logra contactar este vuelo?

Nos inscribimos todos los uruguayos que queríamos viajar con la embajada o consulado respectivo esperando que surgiera una posibilidad. Este fue un vuelo humanitario brasileño que vino a levantar ciudadanos de ese país a Guatemala y después a Honduras. Fue donde abordamos nosotros con un montón de brasileños. Llegamos a Sao Paulo, de ahí nos llevó el Gobierno uruguayo, nos trasladó en un vuelo especial.

__¿A este momento no ha podido ver a su familia?

Todavía no me he visto con ellos más que por videollamadas, estamos todos confinados cumpliendo las órdenes del Gobierno. Hay mucha gente que no la cumple y a mí me alarma mucho eso, porque subestiman, y eso es lo peor que le puede pasar a alguien en todos los aspectos. Es una pena, esperemos que los costos sean los menos posibles y que todo sea un mal recuerdo; pero me molesta y me da temor la gente que subestima lo que estamos viviendo.

__En estas situaciones no hay como estar en su patria.

Por supuesto, porque imaginate que te enterás de que le pasó algo a alguien de tu familia y de tus afectos y tú tan lejos que no puedes ayudar en nada. Hacer un período de espera tan largo es mejor hacerlo entre los tuyos que solo y aislado en otro sitio.

__¿Usted se fue con la ilusión de volver o cree que el torneo no pueda finalizar?

La verdad no tengo ninguna certeza. La ilusión de volver por supuesto que sí, estoy muy cómodo en Real España. Mi deseo es volver y seguir trabajando con normalidad, pero veo un poco lejano el día del retorno, falta mucho. La Liga no se ha despedido y para mí ha hecho bien. El apuro puede ser la necesidad económica del club y los que trabajamos en esto, pero primero está la vida de todas las personas, no solo los futbolistas, y lo que tenemos que hacer primero es erradicar la peste. Esto será un poco más largo de lo que todos pensamos, por eso tomé la decisión de venirme a mi país.

__ ¿Conversó la dirigencia de Real España?

Sí, por supuesto y siempre me han apoyado. Estamos en sintonía perfecta, pero estos tiempos no lo definen ellos, nos los defino yo, no lo hace nadie, hasta que no tengamos la certeza de que todo está normal otra vez.

__Muchos equipos se han visto en la necesidad de hacer ajustes salariales con jugadores y cuerpos técnicos, ¿en Real España no hablaron de eso?

No, hasta el momento la dirigencia en la misión de querer cumplir con sus obligaciones, pero si es tema en algún momento, por supuesto que lo conversaremos y trataremos de ser parte de la solución porque es una situación impensada para todos. Para mí pasa a segundo plano, lo que más me preocupa es que nadie salga mal, que no haya víctimas, eso es más importante que lo económico. Esto se soluciona con trabajo más adelante, pero la vida no te la regresa nadie, esa debería ser la gran consigna de la gente.

__¿Hay que seguir esperando por el torneo?

Creo que no hay apuro, hay que esperar a ver cómo se resuelve esta pandemia. Cuando esté todo resuelto vemos en qué fechas estamos y, de acuerdo con esto, se tomen las mejores decisiones.