Cantarranas, Honduras.

Javier Portillo ha dado ejemplo de cómo ayudar en la lucha contra la pandemia del coronavirus y se ha unido al grupo de personas en su natal Cantarranas que se encarga de desinfectar todo automóvil que ingresa a dicha comunidad.

Portillo (de 38 años) dejó a un lado los pantalones cortos y los tacos para subirse una bomba de agua en la espalda y ayudar a los suyos.

En la entrada a Cantarranas se han colocado varios pobladores que se han dedicado a este trabajo para que su pueblo no reporte casos de coronavirus.

Foto: La Prensa

De esta manera ayuda Javier Portillo a combatir el COVID-19.
El trabajo que realiza el Pulgarcito con otros vecinos es una de las tantas medidas que han tomado diversas comunidades para evitar que los carros que ingresen no lleven este virus.

Javier Portillo salió del Vida este torneo por problemas internos en el equipo cocotero, razón por la que se ha quedado sin equipo y tuvo que regresar a Cantarranas.