02/10/2022
03:13 AM

Más noticias

Confesiones de Nahúm Espinoza: Su pasado en Olimpia, ¿dirigiría a Motagua? y Diego Vázquez no tiene su bendición en la ‘H‘

El DT charló como pocas veces lo hace con un medio de comunicación. La leyenda viviente del Olimpia, no se guardó absolutamente nada ante los micrófonos de Grupo OPSA.

Tegucigalpa, Honduras.

El entrenador hondureño Nahúm Espinoza llega muy puntual a nuestro encuentro en Plaza Garden, ubicada en el kilómetro siete en el municipio de Valle de Ángeles, Francisco Morazán. Ha decidido vestirse de color café, se le ve joven, de hecho con menos canas, más feliz y en paz con Dios.

Por ahora, Nahúm Espinoza se dio un respiro y tomó la decisión de alejarse del fútbol y de los reflectores de las cámaras de Televicentro. Hoy con la mente bien despejada charló ampliamente de diferentes temas de interés nacional nacionales y desde luego, de la actualidad del fútbol hondureño.

Acá la charla en exclusiva con el único técnico hondureño que logró un tricampeonato con Olimpia: Nahúm Alberto Espinoza Zerón.

¿Qué ha sido de la vida de Nahún Espinoza?

Primeramente mi cariño y respeto hacia ti, nos conocemos desde hace mucho tiempo y hay que decirlo: Saúl quería ser portero, ahí lo tuve cuando yo empezaba como entrenador (En Olimpia). Y bueno... estoy bien gracias a Dios primeramente, porque a pesar de todo, la dificultad que ha conllevado esta pandemia (de la Covid-19) seguimos adelante con cariño, digamos que con entusiasmo por la vida.

¿Sobreviviente de la Covid o no le ha alcanzado?

Ya me pegó, pero tengo morbilidad y tenía mis dudas de cómo podía reaccionar, pero gracias a Dios ya me dio Covid y no me dio tan fuerte como de repente yo creí que podía suceder.

¿Qué viene ahora?

No lo sé, no tengo ningún plan preestablecido, sí me gustaría hacer algunas cosas, pero ya no tengo tanta pasión como la tenía en su momento, ya con el fútbol no tengo tanta pasión y tengo que decirlo.

Confesiones de Nahúm Espinoza: Su pasado en Olimpia, ¿dirigiría a Motagua? y Diego Vázquez no tiene su bendición en la ‘H‘

¿No se imagina a corto plazo volver a ponerse el silbato?

Fíjate que no, la verdad no y viendo el fútbol de Honduras y cómo piensan los dirigentes, menos.Es que cuando una persona que dirige no tiene un plan, por lo menos corto, no conoce bien la institución, no sabe cómo se maneja el fútbol y hay que decirlo, el fútbol es un negocio y si produce dinero, por qué no puedo trabajar mejor por ese dinero y ahí es donde yo le digo: estos no saben realmente y bueno, el país también, pues está complicado, complicado todo, igual la gente y creo que al final de todo hacemos lo que podemos dentro de nuestras posibilidades.

SU PASADO CON EL OLIMPIA

¿Qué significa Olimpia en su vida y cómo lo resume?

Casi todo a nivel de fútbol. Al Real España le tengo mucho cariño porque era aquel niño, aquel adolecente que quería jugar y cuando se ponía esa camiseta, la pasión no cambia.Pero Olimpia a Nahúm Espinoza y a mi hermano Juan Carlos nos dio mucho y también a otros jugadores. Olimpia nos dio prestigio, nos dio un estatus y lógicamente tuvimos que esforzarnos mucho, porque no era fácil.

¿Considera que cuando regresó a Olimpia fue un proceso acelerado?

No -dice Nahúm en tono seguro y luego prosigue- lo que pasa que yo, emocionalmente en esta segunda vez, no estaba preparado.Y después... Bueno te lo voy a decir: tuve unos problemas de salud, no los voy a decir porque a nadie le va interesar, pero sí, mi salud desmejoró y en algún momento tuve algún temor en quedarme ahí porque como tengo mucha pasión, entonces me calentaba mucho y yo sentía que mi cuerpo ya no me respondía igual.Yo trabajé mucho con mi agresividad, la canalicé bien, mí agresividad individual como personas, como ser humano en cierta medida había resentimiento social, todavía lo tengo en cierta medida, pero Dios me ha ayudado en eso, a entender que el hombre no es la solución.

Entonces ya dejé de preocuparme porque hombres resuelvan cosas. Eso solo le corresponde a Dios, porque el problema del hombre es el pecado y eso no lo va a resolver ningún hombre. El hombre va a mentir, adulterar, robar, porque eso es el pecado, pero ese es otro tema complejo. Al darme cuenta que ningún hombre me iba a solucionar, entonces dejé de preocuparme por el hombre y encontré en la Biblia, que dice que no tenemos lucha contra carne y sangre. El mundo espiritual es un gran tema y me fascina, ya el fútbol no tanto, pero ese tema es tan complejo.Regresé al Olimpia porque Carlos Restrepo se fue de manera repentina.

¿Se lo pidió don Rafael Ferrari?

Sí, me lo pidió. Él fue el hombre que me lo pidió y que siempre me apoyó y yo la verdad no lo quería tanto (dirigir a Olimpia) se lo dije a Osman Madrid, que no estaba preparado emocionalmente, no era de conocimiento, pero sentía dolor en cómo habían dejado caer al Olimpia y encontré cosas que no me gustaron: como jugadores que ni siquiera querían jugar en el Olimpia, no querían ni firmar para el Olimpia.

Confesiones de Nahúm Espinoza: Su pasado en Olimpia, ¿dirigiría a Motagua? y Diego Vázquez no tiene su bendición en la ‘H‘

Y yo decía estos jugadores son tontos porque si estás en el mejor equipo del país, si te están pagando bien y yo le dije a Osman que si estos jugadores no quieren estar, que se vayan todos los que no quieren estar aquí. Que quienes tienen bajo rendimiento deben irse y ahí hubo un choque. Hubo un choque porque era como decirle al señor Ferrari, Osman y Rafa Villeda, que no lo estaban haciendo bien, pero quién era yo para decidir eso.

Pero tengo una profundidad de sentimientos y respeto en ese momento a Olimpia que creo que no se comparaba con ninguno de ellos como lo que yo sentía.Yo quería armar el mejor equipo posible para ganar y competir como siempre contra otros nueve que te quieren ganar. Entonces hay que estar bien y tener jugadores con pasión y a mí eso sí me sacaba de quicio, porque no lo entendía. Yo vine aquí cuando Osman iba a comprar medias o calzonetas a Panamá para darle un estatus al Olimpia y estos no saben dónde están. No tienen ni idea de lo que es Olimpia y me dolió.

¿Cierra su capítulo en Olimpia?

No, a Olimpia no le cierro.

¿Dirigiría a Motagua?

No. Ya a esta altura no. Cuando empecé sí y a Marathón también, pero a esta altura, aunque me pusieran todo el dinero del Mundo, no señores y sé que ellos no lo van hacer, pero nunca me interesó.

QUÉ DECIR SOBRE LA SELECCIÓN NACIONAL

¿Qué sensaciones le ha dejado ver a Diego Vázquez en el banquillo?

Puede parecer muy pesado o no, pero yo soy de Honduras, pero ojo, no por él, porque no tengo nada contra Diego, es más él y Héctor Vargas han hecho las cosas bien en el fútbol de Honduras y cualquiera de los dos tenía que ser el entrenador, pero yo soy hondureño, lo siento Diego, pero me hubiese gustado ver a un hondureño.

Confesiones de Nahúm Espinoza: Su pasado en Olimpia, ¿dirigiría a Motagua? y Diego Vázquez no tiene su bendición en la ‘H‘

¿A quién le hubiese gustado?

Yo pensé que iba a ser Héctor Castellón, pero al no ver tanto hondureño, pues es lógico.

¿Cómo ve el panorama de la Selección Nacional?

Hay que hacer la lucha, pero Honduras no tiene planes de nada. No está organizado el fútbol base, las reservas no están bien organizadas... entonces cómo pueden estar esperando que el día de mañana será bueno si hoy no están haciendo el esfuerzo.A Honduras no le espera nada mejor. Si Honduras como país, porque el deporte es parte integral del país, es decir ese muchacho o niño de 12 o 14 años no sabe si será un futbolista profesional, el deporte es una vía para educar, de entretenimiento y de asociarse o competir.

¿Qué pasó en la octagonal con Honduras?

Es que los dirigentes son tan ignorantes, mira, a Fabián Coito le tengo mucho cariño, pero ¿era Fabián el entrenador de Honduras?, lógicamente no iba a salir con el machete desenvainado y hacerle la contra; mira, ellos no conocen el fútbol de Honduras. Fabián no venía a Honduras desde 1995, tú crees que conocer fútbol es decir, conozco a Carlos Pavón o Amado Guevara, eso no es conocer.

¿Es débil mentalmente el futbolista hondureño?

No es que sea débil, sino que está mal formado. Se arrastran vicios técnicos, tácticos y psicológicos. Yo aprendí sobre la marcha y eso que tuve al mejor entrenador de Honduras. Manuel de Jesús “Guasco” López, él tenía un ojo tremendo en la técnica.