04/02/2023
04:59 PM

Más noticias

Melissa Pastrana se siente marginada del arbitraje en Honduras y hace señalamientos

  • 21 julio 2022 / 18:03 PM /

“No sé si por no ser simpática existen indiferencias entre ellos conmigo”, dice Pastrana sobre la Comisión de Arbitraje.

San Pedro Sula, Honduras.

Melissa Pastrana es sin duda la mejor árbitra hondureña a nivel internacional. Ha estado presente desde 2015 en todos los eventos femeninos de Concacaf, Juegos Olímpicos, Mundiales Femeninos. Pero en Honduras ha sido borrada por la Comisión de Arbitraje.

En entrevista exclusiva con Diario LA PRENSA, la silbante pidió cambiar de pregunta cuando se le mencionó el nombre de Benigno Pineda. “No puedo ahondar mucho porque ustedes ya saben lo que ha pasado conmigo y allí está plasmada la respuesta”, manifestó de forma contundente.

Pastrana viene de pitar las semifinales del Premundial Femenino de Concacaf en México y estar en el VAR en la gran final. No está considerada para este Torneo Apertura 2022, dice que no ha realizado sus pruebas y habla de la fecha para su retiro.

Defiende a Héctor Rodríguez por la expulsión del gremio tras irse a pitar a Estados Unidos; pero dice que ahora ya no estará en primera fila protestando, pues a ella no se le ha defendido en este ente.

LA ENTREVISTA

¿Cuándo llegó a Honduras?

Regresé el martes por la tarde tras pitar el Premundial en México. Ahorita estoy donde mi familia, pero luego viajo a Choluteca para reportarme con mi filial, los entrenamientos y todo lo que tengo.

Melissa Pastrana participó en el Juegos Olímpicos de Tokio 2021 .

¿Qué experiencia le dejó el Premundial de Concacaf?

Nos fue muy bien, gracias a Dios. Estuvo también Shirley Perelló y Lourdes Noriega. Estuvimos juntos en las semifinales entre Canadá y Jamaica, en el primer partido solo Lourdes estuvo conmigo, todo fue excelente llegando a participar en la final en la cabina de VAR. Fue un torneo muy bendecido ya que no tenía participación en Honduras, no estaba dirigiendo; llegué a este torneo sin estar dirigiendo un tan solo partido localmente, sí estuve en las eliminatorias de Concacaf, pero solo era uno o dos partidos por mes, al final simplemente fue un torneo bendecido a pesar de las adversidades, el resultado fue positivo y me permite continuar con el proceso mundialista y asegurar ese boleto a Nueva Zelanda y Australia 2023.

¿Cómo se sintieron pitar juntas con Shirley y Lourdes Noriega que han puesto en alto el nombre de Honduras?

Ya con Shirley es una amistad de años en diferentes competencias, trabajamos más afuera juntas que en casa, pero la verdad que la relación... ya nos conocemos, Shirley conoce mis expresiones cuando algo no me gusta, sin necesidad de preguntarme, ella me dice. Solo nos faltaba incorporar a Lourdes y la hicimos sentir cómoda, es una asistente que no tiene muchos años de experiencia, ni en el panel FIFA, apenas va en su segundo año. Internacionalmente le ha ido muy bien, ha seguido consejos para seguir mejorando. El trio ha sido excelente, Lourdes ha aportado al grupo y es un trío muy sólido.

¿Vemos muchas más mujeres en el arbitraje; se considera la mentora ya que cada vez vemos más y a quién mira de sucesora?

No he tenido el gusto de conocer a todas las muchachas a nivel nacional, sé que hay un buen grupo en la zona norte más que en la zona centro y sur. Sí he compartido con Vivian Herrera que es FIFA, además con las compañeras de Tegucigalpa. No puedo hablar de sucesora porque no sé cuál es el trabajo de la Comisión de Arbitraje en el femenino, no sé quién traerá más logros a Honduras. Espero que la me suceda me supere y pueda llegar más lejos que yo. Siempre con el trabajo dentro de la cancha, no yéndose por las ramas, sino ganándose las participaciones dentro de la cancha. Cuando me retire sabré quienes son las compañeras.

Para nosotras las mujeres es complicado mantener una carrera porque está la familia de por medio, el estudio, el hogar y sobre todo que tenemos el estereotipo donde se espera que la mujer solo sea ama de casa, no se desarrolla, hay muchas dificultades y viene un número importante de árbitras. Ya después de mi retiro quiero ser instructora y formadora de árbitras para seguir representando a mí país.

¿Cómo es posible que una árbitra cómo usted tenga más participación a nivel internacional que nacional; qué hay detrás de eso?

Nosotros los árbitros vivimos del juego tras juego y no hablo de la parte económica, sino que necesitamos ese ritmo, nivel de competencia para afianzar conocimiento, potenciar habilidades dentro de la cancha. Fue un desafío muy grande, me he sentido desde el año pasado a la fecha más frustración con eso del proceso mundialista, me he sentido rezagada en comparación con otras compañeras a nivel Mundial que se les apoya que fin de semana a fin de semana tienen partidos. Lo que bien se aprende no se olvida, tuve la oportunidad de estar en el Premundial Sub-20 de Honduras como árbitro VAR que lo aproveché en la parte física, sino que el instructor de CONCACAF que es de los mejores a nivel de FIFA, me permitió participar en los entrenos en cancha, esto fue ir recordando lo que tengo qué hacer.

Es frustrante estar esperando el apoyo y no saber por qué no se me quiere apoyar, no saber por qué no soy considerada una árbitra élite en Honduras como lo soy considerada a nivel internacional, pero son respuestas que no las puedo dar porque no conozco los motivos.

Pastrana evitó hablar sobre lo que ha hecho Benigno Pineda por el arbitraje hondureño.

¿Qué tan importante es pitar en Liga Nacional?

Es importantísimo, porque dirigir a hombres me permite conocer cosas con mayor facilidad porque tengo el carácter porque en el fútbol femenino tengo que bajarle dos rayitas ya que no es el mismo tono de voz que me dirijo a un hombre. Pero el fútbol femenino se ha desarrollado y ahora es más rápido, tenemos jugadoras habilidosas y están adquiriendo ese carácter de discutir como los hombres. Pero haber tenido ritmo constante en anteriores torneos de primera división me permitió marcar una diferencia en el panel internacional. Si este era el ritmo que yo traía, porque no seguir. Ustedes como prensa deportiva ya no discuten si Melissa tiene nivel para dirigir partidos de hombres, son cosas inexplicables.

¿Su relación con Benigno Pineda y Óscar Velásquez que manejan la Comisión de Arbitraje, cómo es?

Es una relación estrictamente de trabajo. Yo siempre me acostumbro a una relación de trabajo, yo no llamo, no envío mensajes preguntando cómo está la familia, absolutamente nada de eso, siempre he dicho que las cosas se ganan dentro de la cancha. No sé si por no ser simpática existen indiferencias entre ellos (Óscar Velásquez y Benigno Pineda) para conmigo, desconozco. Nunca les he faltado el respeto, son autoridades y esas respuestas solo ellos se las pueden dar.

¿Cree que Benigno le ha hecho algo bueno por el arbitraje hondureño, le ha cambiado la cara?

Mejor cambiemos la pregunta, yo solo puedo hablar por Melissa Pastrana, no puedo hablar por el resto de los árbitros. No puedo ahondar mucho porque ustedes ya saben lo que ha pasado conmigo y allí está plasmada la respuesta.

¿Hubo problemas recientes con Melvin Matamoros y Héctor Rodríguez por irse a pitar burocráticas a Estados Unidos; usted está de acuerdo con que se vayan a pitar a este país?

Estoy de acuerdo, yo lo he hecho, bueno, a mí me mandaron invitación para pedir permiso y consultar agenda para ir a pitar a Estados Unidos. La situación en el país está muy difícil. Hay compañeros árbitros que tenían su trabajo afuera del arbitraje, pero lo perdieron por el arbitraje porque había que solicitar permiso para viajar a una convocatoria a la Comisión un viernes en Siguatepeque.

Yo dependo únicamente del arbitraje y me mantengo solvente porque internacionalmente me ha ido bien. Puedo no dirigir un tan solo partido local y estoy tranquila, pero no me puedo imaginar a los compañeros que viven del pago del juego del fin de semana y cuando no tienen partido viven del juego de segunda división o pago de la liga con la que dirigen en la filial. En Honduras el arbitraje no es reconocido como profesión, aquí no tenemos salario mes tras mes. Hay que invertir en nutrición, médico general, pagar gimnasio, buscar cancha para entrenar, hay muchas necesidades. Ya de por sí los compañeros que tienen hogar, las necesidades se multiplican.

Espero que la situación de Héctor Rodríguez se solucione sin ningún tipo de expulsión, aunque dicen que no, que solo no será considerado en primera, pero ojalá que se resuelva porque fue internacional que representó a Honduras en muchas competencias y tiene jerarquía. Es de los árbitros emblemáticos de nuestro país y no sería justo que lo despidan por la puerta de atrás, todos merecemos respeto.

¿Siente que no existe unidad en el arbitraje hondureño?

Yo solo puedo hablar por mí y por las árbitras, tanto a Shirley como a mí nos ha tocado pelear batallas y resolverlas solas. Cada quien le hace como puede acá. Si se molestan los compañeros por lo que vivo saben lo que me ha tocado vivir. Antes me tocaba pelear por un compañero era la primera, estaba al frente, ahora no (risas). Yo elijo mis batallas y sé que batalla puedo pelear y cuál pasa de largo porque al final de cuentas es mi familia la que se siente orgullosa de mis lograr y vive en carne propia mis tropiezos, así que es por mi familia porque quien debo realizar todo lo que puedo en esta carrera. Al final los responsables de que este gremio siga adelante es la Comisión de Arbitraje y el Colegio de Árbitros.

¿Hay egos dentro del gremio arbitral?

Voy a ser honesta. Es ahora donde he sentido el machismo. Cuando inicié todo era color de rosa y me dijeron que me iban a formar en la parte internacional porque ya tenían a Shirley Perelló y Mavis Turcios, queremos el trío hondureño femenino, todo era bonito. Se dieron las competencias internacionales primero antes de pitar en segunda división. Hasta que regresé de Río de Janeiro 2016 fue que tuve participación en el ascenso y primera división. Tuve un bache después de eso hasta que vino Pedro Rebollar y ahora estoy en otro bache. Ha sido difícil. Los egos se dan en todos los gremios, no solo en el arbitraje, a mí no me gustan las comparaciones e igual a otros compañeros que los comparen que una mujer, o que les digan que esta mujer ha logrado más que los hombres.

¿Cree que será considerada en este torneo Apertura porque ya se realizaron algunas pruebas?

Yo he estado fuera del país, no he participado en ninguna de las convocatorias para primera división. Tengo entendido que los compañeros ya realizaron las pruebas físicas porque yo me encontraba en México. Desconozco el resultado de esas pruebas, así que me voy a ir tranquilamente para Costa Rica, estoy enfocada en ese Mundial y al regresar veré que toca. No quiero perder la emoción, la alegría de lo que viví en el Premundial Femenino. Yo realicé mis pruebas para el panel de FIFA antes del Premundial Sub-20 masculino acá en Honduras.

¿Esas valen para el torneo?

Eso tengo que preguntarlo o que me lo digan, porque ellos solicitan pruebas con tiempos de hombres para ser de primera división. La prueba que yo hice fue femenina para estar en el Premundial, pero creo yo que con esa prueba puedo dirigir en Segunda División, me preocuparé después por lo que se venga y si la situación sigue igual, me seguiré preparando para lo que viene a futuro.

Shirley Perelló, Melissa Pastrana y Lourdes Noriega representan el arbitraje femenino.

¿No existe una persona en la Comisión que le lleve seguimiento o a quien le informe qué hacer?

Eso es responsabilidad de la Comisión de Arbitraje. Hasta el momento no he recibido una comunicación, ni una felicitación por el trabajo. Yo me fui del país y nada de nada; solo con eso mire cómo está la situación, pero igual, con tal mi familia se sienta orgullosa, contenta y sobre todo cuando me ven en la televisión, eso es más que suficiente. No necesito un reconocimiento en redes sociales que diga la Comisión se sienta orgullosa de mí, eso se hace con partidos, así pasa. Sé que no soy la primera mujer que afronta estas dificultades y afronto las cosas como vengan.

La siento como decepcionada por cómo la están tratando. ¿Piensa en retirarse después de los Olímpicos de París 2021?

Es correcto. Lo tengo plasmado el retiro. Creo que le he dado a esta carrera mucho tiempo, muchos sacrificios y he dejado de lado a mi familia y proyectos personales. Espero que después de los Juegos Olímpicos, si se da, poder cerrar este ciclo e iniciar uno nuevo.

¿En qué otro ámbito del arbitraje se visualiza?

Como instructora, ya nosotros con CONCACAF hemos tomado la decisión de retirarlos y poder solicitar a ellos los cursos como asesor y es una competencia para ver quien es mejor. Me emociona ese otro ciclo para traer conocimientos para nuestro arbitraje femenino.

¿Qué tal la experiencia del VAR?

Yo prefiero estar en la cancha, pero dentro de la cabina hay que estar viendo el partido y revisando todo, pero el protocolo el específico para intervenir, pero no es como se sienta un aficionado a ver su equipo, hay que ver los ángulos, comunicarse con el AVAR, complementarse. Es más complicado comunicarse dentro de la cabina para llegar a la decisión acertada. A veces incluso el tiempo pasa y en cancha cuando el VAR no ha decidido nada, en cancha se siente una eternidad y en cabina no hay decisión. Allí suben las pulsaciones como si estuviera en cancha corriendo de área a área. Es otra habilidad y no todos tienen esa habilidad para trabajar con el VAR en cancha y también con la cabina.

¿Para el Mundial Femenino de Costa Rica, estará solo con el VAR o también lo hará en cancha?

No, solo con el VAR, ya creo que por la situación de la pandemia hay otras árbitras que a nivel de FIFA se suspendieron, como los Olímpicos y mundiales juveniles. Hay compañeras que están en el proceso mundialista y no han tenido la posibilidad de participar en una competencia, a mí ya me vieron los jefes en Juegos Olímpicos... entonces estos mundiales menores son para ver a las otras candidatas.

Ya pronto viene la Liga Femenina en Honduras, es más que una exigencia de FIFA, es algo bueno para el arbitraje, ¿Cuál es su visión?

Yo espero y confío que sí se instale la Liga Femenina. Además de montarse al proyecto y desarrollo de la Liga hay que desarrollar la parte arbitral para todas las chicas que vienen siendo parte del proceso y así como se desarrolla el fútbol, se debe desarrollar el arbitraje. No es solo montar el proyecto y que ande solo. Una cosa es primordial es el tema del pago a las cuartetas arbitrajes. No se ha discutido y no sé en qué fase va la Liga Femenina, ojalá se dé y me designan para participar, lo haré, pero obviamente de mi parte hay prioridades y como árbitra internacional debo buscar juegos que representen un desafío.

¿Usted aspiraría alguna vez a la presidencia de la Comisión de Arbitraje?

Me gustaría mucho llegar, aportar y generar cambios, pero tengo que ver que se me da primero, porque si en Concacaf se me desarrolla como asesora, esa será mi prioridad. Ese es un tema netamente federativo, entonces el presidente de la Comisión de Arbitraje depende de las personas que lleguen a la FENAFUTH, y si algún federativo me designa, con gusto, sino veré lo que me gusta.