Tegucigalpa, Honduras.

Con asistencia de la Iglesia Católica autoridades de medicina forense procedieron este sábado a sepultar 24 cádaveres que no fueron identificados.

El entierro numeroso se dio en la capital con apoyo de miembros de la Cruz Roja Internacional. Los cuerpos permanecieron por varios meses en Medicina Forense pero no fueron reclamados por lo que se ha procedido a darles cristiana sepultura.