02/02/2023
03:50 PM

Más noticias

Madre ultimada junto a su hija ya había denunciado a asesino

  • 02 septiembre 2019 / 10:09 AM /

El sujeto identificado como Ignacio Díaz minutos antes había intentado tomar a la fuerza a una de las hijas de la dama, esta llegó a reclamarle y la atacó a balazos. Ya fue capturado.

El Progreso, Honduras.

“Que le pasa que no deja en paz a mis hijas, le pido de por favor que ya no me las acose”, le dijo Maira Carina Marroquín (de 38 años) a Ignacio Díaz, quien le respondió con balas.

El hecho, en el que además murió su hija Jeisy Yadira Perdomo Marroquín (de 13 años), ocurrió el pasado domingo a las 4:00 pm en la aldea El Bálsamo, de este municipio. El sujeto que ya había sido denunciado en la Policía por Maira Carina Marroquín y su esposo, Pedro Perdomo, es catalogado por los habitantes de esa y otras aldeas del sector como peligroso. También denunciaron que acosaba constantemente a las niñas y mujeres adultas.

El victimario fue apresado por una patrulla policial minutos después de que presuntamente cometiera el doble crimen portando el arma con la cual habría disparado.

Una hija de 14 años de Maira Carina, quien presenció el crimen, dijo que su mamá la había mandado a la pulpería y obligatoriamente tenía que pasar por la covacha de tierra y pedazos de madera de Díaz.

Miembros de la iglesia a la que asistían las víctimas llegaron a solidarizarse con sus parientes.
“Yo lo miré y me dio miedo, el me quedó viendo mal porque no lo saludé y me dijo groserías, yo le dije a mi mami y ella fue a reclamarle. Jeisy tenía en brazos a mi hermanito de un año, de pronto escuchamos un disparo y mi hermana me dio al bebé y corrió a ver que pasaba. Al ver a mi madre en el suelo, ella se abalanzó para ayudarle, fue allí cuando Ignacio le disparó a mi hermana Jeisy en la cabeza”, recordó la adolorida jovencita.

Agregó que ella presenció el crimen por una ventana de su casa ya que el sujeto vivía pegado al solar de ellos.

“Gracias a Dios logré salir corriendo para salvar mi vida, ya que la intención de ese hombre era matarme también”, dijo la menor. Recordó que en varias ocasiones sus padres fueron a la Policía a denunciar las acciones de Díaz, entre las cuales está el intento de violación de la más pequeña de la familia Perdomo Marroquín de cuatro años.

Frente a esta casa fue el doble crimen.
El esposo y padre de las víctimas, Pedro Perdomo, lamentó que las autoridades no hayan actuado a tiempo para evitar la tragedia. “Nosotros lo denunciamos ante la Policía y le pedimos personalmente que dejara en paz a las niñas, pero el siguió haciéndolo”. Expresó que su hija Yeisy cursaba el octavo grado en un centro básico de la localidad y soñaba con ser maestra.

Alfonso Cortés, vecino de la familia, describió al capturado como de alta peligrosidad, “tenemos información que la mujer que le gusta solo le pone el machete en el cuello y abusa de ella”. El supuesto asesino fue llevado ayer a los tribunales progreseños y luego al centro penal de esta ciudad.

Los restos de las víctimas fueron velados en su casa en El Bálsamo. Vecinos y compañeros de la Iglesia evangélica Dios de Gozo lamentan la muerte de la madre y su hija.