Más noticias

Libre queda empresario de Yoro al desvanecer acusaciones de lavado de activos

Un juez con jurisdicción nacional les dictó sobreseimiento definitivo a Catalino Márquez, su esposa, hermano y cuñada en la audiencia inicial.

San Pedro Sula.

El empresario yoreño Catalino Márquez Benítez y tres miembros de su familia quedaron libres luego que un juez con competencia nacional en materia penal les dictara sobreseimiento definitivo.

Hace más de dos años, al empresario y su familia les aseguraron sus propiedades y emitieron órdenes de captura en su contra por el delito de lavado de activos.

El jueves se presentaron a audiencia inicial y ayer se emitió la resolución.El juez de letras penal con jurisdicción nacional ordenó su inmediata libertad.

La defensa logró la acreditación y justificación del patrimonio económico legal, su procedencia, la dedicación a las actividades comerciales de lícito comercio, su incremento patrimonial han sido en base a las utilidades obtenidas de forma lícita.

Sépalo

La Fiscalía dijo que los cuatro miembros de la familia fueron favorecidos por la reciente reforma al delito de lavado de activos.

Mientras la Fiscalía presentó pruebas documentales y periciales.Los acusados se presentaron de forma voluntaria el martes ante un juez con jurisdicción nacional que hizo la audiencia de declaración de imputado y los envió a prisión, pero ayer quedaron libres.

Antecedentes

El empresario Catalino Márquez Benítez, su esposa Delsi Leonila Vásquez, su hermano Pablo Márquez y su cuñada Delmis Xiomara Vázquez Lagos tenían orden de captura desde septiembre de 2018, cuando la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico (DLCN) ejecutó la operación Aquiles.

En esa operación, al empresario Márquez Benítez le aseguraron 30 bienes, 12 sociedades mercantiles y 30 vehículos.

La mayoría de empresas están ubicadas en el centro de Yoro, adonde los agentes de la DLCN allanaron y luego aseguraron, pasando en ese momento las propiedades a manos de la Oficina Administradora de Bienes Incautados (Oabi).

La Fiscalía emprendió la acusación en contra del empresario Catalino Márquez luego de que la DLCN en 2015 recibiera una denuncia sobre el crecimiento patrimonial, al igual que el de sus familiares.